La Gretsch Project-o-sonic de Roy Orbison

]]>

La guitarra que usaba Roy Orbison en los años 60 no solo es una auténtica rareza de sibarita, sino que es uno de esos casos paradójicos que se dan en el mundo de las seis cuerdas.

La intro de “Pretty woman” probablemente sea uno de los riffs más conocidos y rememorados, de esos que con solo oir el principio le suena a todo el mundo pero la guitarra con la que se hizo, era una extravagancia en su tiempo y hoy toda una desconocida.

Alguien preguntaba en los comentarios de esta web sobre la posibilidad de cambiar el mástil de una Gretsch y el arriba firmante respondía que los mástiles de Gretsch van encolados, que habría literalmente que arrancarlo, estropear el acabado que cubre las uniones, todo ello considerando que hay que estar mal de la cabeza para coger una flamante Gretsch nueva y hacer semejante estropicio.

Roy Orbison Project-o-sonic

Pues bien, este es el caso de Roy Orbison. Cogió un martillo engomado y arrancó el mástil de una Gretsch White Falcon, el tope de la gama alta de Gretsch, con un precio de lista de 600$ (unos 4500$ actuales). Más valiosa aun, teniendo en cuenta que tenía la opción Project-o-sonic instalada.

Su intención era realizar él mismo la modificación pero cuando se quedó con el mástil en las manos, se dio cuenta que el trabajo iba a ser más complejo de lo esperado y buscó ayuda profesional.

El luthier que se hizo cargo del caso instaló un mástil al gusto de Roy, el mástil de una Gibson Super 400, con una escala de 25,5” y 20 trastes frente a los 22 trastes en 25,5” de Gretsch. Curioso el cambio al ser ambos mástiles con perfil, ancho y radio bastante cercanos, decantándose por dos trastes menos. También cabe preguntarse de donde salió este mástil, al ser la Super 400 una de las joyas de Gibson, más cara aun que la Falcon, 690$ de la época (unos 5300$ actuales); ¿era un mástil suelto que consiguieron o hubo que destrozar también una Super 400 desarbolándola?.

A la Gretsch de Roy no solo le cambiaron el mástil, el cuerpo blanco de la Falcon fue decapado recibiendo un nuevo acabado en color negro, bastante más elegante en mi opinión que el “blanco nevera” original – cuestión de gustos – y le pusieron unas extrañas pastillas single-coils de lap steel, parecidas a unas p-90s.

Para más rareza si cabe, llevaba la opción Proyect-o-sonic instalada. Esta opción no solo es uno de los splits estereos más raros de la historia, sino que encarecía 50$ de la época a la White Falcon.

Las Gretsch Proyect-o-sonic, aunque recibieron este apelativo, eran en realidad dos modelos de guitarra ya existentes, la Country Club y la White Falcon, a los que se les había instalado un split inventado por Jimmie Webster en 1958 para que funcionasen en modo estéreo.

Roy Orbison Project-o-sonic

La pastilla del mástil recogía el sonido de las tres cuerdas más graves y se enviaba a un amplificador de graves, mientras que la pastilla del puente recogía el sonido de las tres primeras cuerdas – las más agudas – y se enviaba a otro amplificador separado para los agudos. Además, las bobinas de las pastillas Filtertrons, que son dobles, se separaban. Por este motivo la guitarra presentaba un aspecto extraño con 4 interruptores en la tapa para poder controlar la separación.

El invento de Jimmy Webster ofrecia un gran sonido a la vez que diferente pero no resultó en absoluto popular entre los guitarristas, ya que se tenían que gastar 50$ más en el split y necesitaban dos amplificadores para poder hacerlo funcionar.

Roy Orbison, según declaró en una entrevista, prestó esta guitarra a unos japoneses que querían hacer copias para comercializarla, garantizándole una serie de royalties sobre ventas. No especificó si se trataba de técnicos de Gretsch establecidos allí o si se trataba de otra compañía. La cuestión es que prestó la guitarra y no volvió a saber nunca más de ella porque no fue devuelta. No se replicó y no cobró ningún royalty.

Probablemente acabaría cogiendo polvo en la colección de algún desaprensivo millonario en vez de en las manos de un músico que es donde debería estar.

Hoy en día no se fabrican las Project-o-sonics. Lo más parecido que hay a la guitarra de Roy Orbison sería la Gretsch Black Falcon G6136T que tienen aquí en Thomann. ¿Alguien se anima a cambiarle el mástil?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *