Adolf Hitler está vivo y organizando el carnaval de Tenerife

]]>

No se si me estoy metiendo en camisa de once varas al ser este tipo de acontecidos algo que me queda muy lejano, sin embargo las noticias sobre la polémica del carnaval de Tenerife dan que pensar y me apetece romper una lanza en favor de mis muchos amigos/as tinerfeños o chicharreros, como gustan de llamarse a si mismos. Todo comenzó cuando el ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife contrató al bailarín y coreógrafo Rafael Amargo para dirigir la gala de elección de la reina del carnaval 2007, fiesta con la que se inaugura una de las mejores mascaradas del mundo.

Nadie podía imaginar que para organizar un acto a priori inocente y amable estaban contratando a una especie de reencarnación de Adolf Hitler. Tras su desembarco en la vilipendiada isla, cual “el adelantado” Alonso Fernández de Lugo dispuesto a matar a todos los guanches, tal vez Mein Kampf en mano, porqué no decirlo, su primera orden fue organizar un casting para eliminar gordas, niños y viejos que afearían la proyección mundial que quiere dar a la fiesta y seleccionar un desfile de anoréxicas y tarzanes con pluma. Como si los “feos”, en criterios de su impuesto concepto estético, no tuvieran derecho a disfrutar del carnaval de su propio pueblo y tuvieran que quedar escondidos en oscuros callejones para que no estropeasen la foto.

Después, no satisfecho, decidió restar protagonismo a las murgas y comparsas tinerfeñas, agrupaciones locales que son la vida del carnaval de esta isla en cuestión, organizando un espectáculo protagonizado por personajes de prensa rosa, de los que no tienen más talentos que haberse beneficiado al famosote de turno y haberlo aireado a los cuatro vientos y la dirección musical de la gala se la concede a una pretendida profesora de reality show musical, con esta hizo una excepción de báscula, que por supuesto tiene idea de cualquier cosa menos de música.

Walk on fire

Los asistentes a la gala abuchearon y silbaron el probablemente dantesco espectáculo de ver a la ex marujona de un torero-showman tratando de imitar a Madonna o las actuaciones de enchufados de medio pelo coma la tal rosario mohedano, edith salazar o los ahora socialmente aceptados Dover tras su discotequero último disco. Las emisoras de radio recibieron cientos de llamadas para quejarse de lo que sucedía en el espectáculo y solo se aplaudió la elección de la reina del carnaval y las actuaciones de las murgas criticando a su alcalde, entre ellas la murga Los Diablos Locos, ganadora del concurso de este año, que se negó a actuar en acto de protesta.

Un conocedor de estos turbios negocios sabe la realidad que hay detrás; abucheos y espectáculos lamentables pero el contrato se lo llevan y cobran los vividores de siempre. Es como aquella actuación penosa de las “ketchup” en una edición de Eurovisión; muchos bochornos pero bien que se llevaron el contrato y lo cobraron. ¿Cree alguien que les importa un bledo los abucheos o que tienen el más mínimo decoro profesional?. Pues no, lo importante es cobrar y después gloria con la barriga llena.

Para el profano en estas lides las emanaciones afloran cuando es tarde, no en vano el ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife estudia la posibilidad legal de pedir daños y perjuicios al Hitler de pacotilla por dañar la imagen de la fiesta e intenta buscar el modo legal de no pagarle lo que se le adeuda, que por cierto sale de los impuestos de los ciudadanos de la isla. Por su parte, organizaciones sindicales y un sector del ayuntamiento han propuesto declararle persona non grata en Tenerife.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *