Construir un ordenador para audio en Agosto del 2006

]]>

Esta guía quedará obsoleta antes de 6 meses. Dentro de algunos tiempo releerla provocará risa de lo anticuados que estaban los ordenadores entonces. El caso es que el ordenador del estudio se rompió, acabo de montar uno nuevo y voy a explicar como se construye un pc para trabajar con audio profesional a fecha de este blog.

¿Qué diferencias hay con los ordenadores domésticos? En primer lugar hay que tener en cuenta que la edición digital de audio se hace en tiempo real. Esto significa que los efectos, como por ejemplo la ecualización de cada pista o la compresión, se ajustan mientras se escucha la pista junto al resto de las pistas. Un tema de pop, rock o estilo similar puede tener unas 50 pistas y cada pista suele llevar casi siempre compresión, ecualización, reverb y en ocasiones otros efectos adicionales como delays, puertas de ruido o filtros varios.

La carga de todas estas operaciones recaen casi exclusivamente sobre el procesador por lo que este es un dato importante al empezar a construir nuestro ordenador ya que del procesador elegido dependerá la elección de la placa base en la que montaremos ese procesador y de la placa dependerán el resto de componentes como la memoria o los medios de almacenamiento, discos duros, dvd-r, etc.

Otra cuestión que afecta a la carga del procesador es la calidad del audio que procesamos. En la actualidad el tope de calidad son 24bits/192khz, sin embargo multipistas como el Sonar de Cakewalk disponen de motores de audio de 64bits, asi que mediante upsampling se pueden conseguir pistas de 64bits/192khz y la carga sobre el procesador aumentaría. Con estas prerrogativas empezamos la selección de componentes;

Procesador

En la actualidad cabe la posibilidad de montar procesadores “dual core” o de doble núcleo, lo que significa que cada procesador dual core es como si fueran dos procesadores en uno.

Nuevo ordenador de El Bunker Studios

No solo eso, sino que si elegimos una placa base de servidor podremos montar en el sistema varios de estos procesadores dual core.

Según los tests realizados por constructores especializados en audio, que se pueden consultar en webs como nuendo.com o adkproaudio.com, actualmente el ranking de procesadores para audio seria; Amd Opteron x2, Intel Xeon Woodcrest x2, Intel Core Duo x2 y en ultimo lugar los AMD x2 para socket AM2.

Como curiosidad decir que el Woodcrest de Intel se lanzó con el apodo de “opteron killer” y sin embargo en los test de audio no lo ha conseguido batir. Además a fecha de hoy es bastante más caro que un Opteron dual core. Nosotros nos decantaremos por dos Opterons 270 “italy”, se monta en sockets 940, cuentan con doble núcleo a 2ghz cada uno y 2 megas de cache L2. Un Woodcrest trae 4megas de cache L2, motivo por el cual se encarece bastante.

Placa base

En audio profesional se usan placas base de servidor para poder poner más procesadores, ya que como veíamos antes la carga de operaciones caen sobre estos, por lo que cuantos más procesadores mejor.

Habiendo elegido procesador la selección de la placa base es más sencilla; queremos montar dos Opterons y en la actualidad hay solo 4 placas que pueden sacarles el máximo rendimiento; Tyan 2895s Thunder, Supermicro H8DCe, H8DCi y H8DC8.

La Tyan no es compatible con las tarjetas UAD-1 sobre las que hablaremos luego y por otro lado fue imposible de encontrar así que en nuestro caso nos decantamos por la Supermicro H8DCi. La H8DC8 es igual pero con una controladora SCSI que no necesitamos y la H8DCe trae ranuras pci antiguas en vez de las nuevas pci-x.

La Supermicro H8DCi viene con los chipsets nVidia nForce Pro 2200 (CK804), nVidia nForce Pro 2050 (CKIO4) y Túnel AMD 8132 PCI-X, 3 ranuras pci-x, 1 ranura pci-e 4x y dos ranuras pci-e 16x con soporte sli, que nos asegura que no hay incompatibilidad entre el audio y el chipset NForce4+tarjeta grafica pci-e.

Memoria

La elección de memoria depende de la placa base elegida, en nuestro caso necesitamos memoria DDR400 registrada ECC y elegimos la marca ATP poniendo dos módulos de 1 gb por procesador con timings 3-3-8 para aprovechar el doble canal.

Discos duros

En audio como medida de seguridad conviene usar al menos dos discos duros; uno donde pondremos el sistema operativo y los programas y otro donde guardaremos los archivos de audio ¿por qué? Porque si el disco principal falla tenemos muchas papeletas para perder todo nuestro trabajo.

Cabe la opción de poner varios discos duros en Raid. En Raid 1 “espejo” se crearía una copia exacta de los datos almacenados en un disco duro y nos daría mayor seguridad. En Raid 0 los archivos se escriben en dos discos duros como si fueran uno solo dándonos mayor rapidez sobre todo al procesar ficheros de gran tamaño sin embargo la inseguridad se multiplica por dos ya que si uno de los dos discos duros falla se perderían todos los datos.

En cuanto a los modelos de discos duros disponibles en Agosto del 2006 el rey indiscutible es el Western Digital Raptor wd1500ad aunque el coste por giga es excesivo. Nosotros nos decantamos por un Hitachi DeskStar HDT722516 de 160 gb como disco principal y un Seagate Barracuda 7200.10 ST3320620AS de 320gb para el audio, ambos con conexión sata II soportada por nuestra placa base.

Tarjeta de sonido

A pesar de que en audio es esencial, es el componente más sobrevalorado en este campo. La tarjeta de sonido solo realiza dos funciones; convertir el sonido en datos que luego se escribirán en el disco duro y convertir esos datos en sonido a medida que se van escribiendo para poder monitorizar o escuchar lo que estamos grabando. Si escuchamos lo que estamos grabando con retraso hay latencia y si es muy alta, no podremos monitorizarnos al grabar. La latencia también depende de los discos duros. Cualquier disco duro sata II debería servirnos sin problemas. Hay que tener en cuenta que existen conversores de audio externos por lo que en ocasiones la única función de la tarjeta de sonido es monitorizar.

La variedad de modelos en el mercado es amplísima y la elección depende del número de pistas que queramos grabar a la vez. A modo de orientación una buena tarjeta de sonido profesional tiene que reunir estas características; disponer de entradas XLR balanceadas y entradas ópticas o aes-ebu en el número que necesitemos, soportar audio a 24bits/192khz, monitorizar con latencia lo mas cercana a cero posible, disponer de salidas balanceadas, y convertir/reproducir el sonido con calidad.

Hoy en día las tarjetas pci/pci-x con mejor conversión de audio y mejores drivers son las Lynx, seguidas como opción más asequible por las RME. Los mejores conversores externos son los Rosetta de Apogee. En nuestro caso solo necesitamos la tarjeta de sonido para monitorizar ya que contamos con conversores externos.

Tarjetas aceleradoras de audio

Estas tarjetas, en formato pci o en módulos externos, sirven para descargar el procesador y consisten en un conjunto de software en formato plug-ins junto a una tarjeta pci, o un módulo externo generalmente enrackable, de forma que en vez de usar un efecto nativo que cargaría el procesador, por ejemplo un ecualizador VST, utilizaríamos el ecualizador que viene con la tarjeta aceleradora que carga solo los chips de esta tarjeta.

La mayor ventaja que conseguimos es que aliviamos el procesador y que el software que traen estas tarjetas suele ser de mucha calidad. Las pegas es que son caras, que el software que traen solo funciona con la tarjeta y que no admiten demasiada carga. Para procesar 50 pistas tal vez necesitaríamos varias de estas tarjetas puestas en un mismo ordenador si el sistema lo admite.

Hasta hace no mucho la reina de este tipo de tarjetas era la Universal Audio UAD-1, que trae software que “emula” con mayor o menor suerte equipos analógicos míticos como los compresores Fairchild o los Urei 1176. Sin embargo el último grito es la SSL Duende con plug-ins que emulan los compresores y ecualizadores que traían las mesas SSL 4000 de Solid State Logic. El plug-in de compresión de la Duende es uno de los mejores que existen en la actualidad.

Existe en desarrollo un proyecto para dirigir mediante software la carga de proceso de los plug-ins nativos hacia la GPU de la tarjeta grafica en vez de al procesador, ya que las tarjetas UAD-1 son en realidad viejas tarjetas gráficas. Este proyecto no ha dado frutos todavía, veremos.

Grabadoras de cd/dvd

No es un componente crítico pero si necesario para almacenar nuestro trabajo en discos y para poner los masters en un soporte adecuado. La mejor calidad/precio la está dando Benq así que nos decantamos por una grabadora Benq DVD LS DW1655. Soporta Lightscribe aunque imprimir un disco con esta tecnología lleva media hora y no es muy práctico.

Comentar que en el mercado están disponibles los nuevos dvds blu-ray grabables en los que se pueden almacenar hasta 25gigas lo cual puede ser muy conveniente para almacenar todas las sesiones de grabación en un solo disco. La pega es que el coste por giga se duplica y que esta tecnología alcanzará los 50gbs en un futuro próximo por lo que las grabadoras blu-ray de hoy podrían quedar obsoletas en poco tiempo.

Tarjeta grafica

En audio no son componentes importantes salvo cuando surge algún tipo de incompatibilidad gráficos-audio. Durante mucho tiempo ha existido un problema de los chipsets nForce y las tarjetas de video pci-e que provocaban cortes en el audio de tarjetas colocadas en ranuaras pci. ¿Curioso no?

Nosotros nos hemos asegurado de que no tendremos este problema al elegir la placa base correcta ya que tanto la Tyan thunder y la serie h8dc de Supermicro disponen de dos chipsets y han sido testadas con todas las tarjetas graficas pci-e, incluidas las Quadro que son las más potentes.

Existen estudios de grabación en las que la pantalla del ordenador es un plasma de muchas pulgadas o incluso un proyector (para impresionar al cliente) por lo que con la placa base adecuada no tendremos problemas para poner la tarjeta más potente del mercado.

Fuente de alimentación

Sin ser un componente crítico tenemos que tener en cuenta que la fuente debe ser capaz de dar energía a la placa base y a todos sus componentes sin cortes durante la grabación. Además tiene cumplir las especificaciones de la placa base. En el caso de la H8DCi necesitaremos una fuente de 620w con conexión de 24 pines atx y dos conectores de 4 pines para las tarjetas graficas pci-e. Nosostros nos decantamos por una Enermax Liberty de 620w.

Caja

Depende de la placa base y las de servidor no son como las de los ordenadores domésticos denominadas ATX, son un formato mayor llamado Extended ATX o E-ATX. Nosotros nos hemos decantado por una Lian-Li 7077 de aluminio, pero cualquier otra caja E-ATX podría servir. La Lian-li trae unos chasis antivibración para los discos duros que eliminan prácticamente todo el ruido que producen.

Refrigeración silenciosa

Si vamos a colocar nuestro ordenador dentro de la cabina de control el ruido de los ventiladores es bastante molesto. La mejor solución es colocarlo en otra habitación o en un pasillo que este bien ventilado, no sirve un armario, y alargar los cables con mangueras. Este sería nuestro caso.

Si quisieramos reducir el ruido de los ventiladores tenemos que tener en cuenta que hay 4 ventiladores principales que no se pueden apagar; el de la fuente de alimentación, el de los procesadores y el del chipset. Además tenemos otros 4 ventiladores en la caja Lian-li, uno que ventila los discos duros y que no conviene apagar y el ventilador de la tarjeta gráfica. Este último puede ser sustituido por un disipador pasivo.

En nuestro caso el ventilador de la fuente Enermax Liberty es ultra silencioso y el del chipset no hace demasiado ruido. Los más ruidosos son los dos ventiladores de serie que traían los Opteron. Estos pueden ser sustituidos por dos Zalman 9500 que son la opción más silenciosa para Opterons en socket 940.

Los ventiladores de la caja los podemos controlar con un simple rheobus que es un regulador que se coloca en las bahías de 5 ¼ de la caja.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *