Consejos para comprar la primera guitarra eléctrica

]]>

Dadas las numerosas cuestiones que se han planteado esta semana sobre la adquisición de la primera guitarra eléctrica, voy a compilar aquí todas las reflexiones que se han hecho y voy a ampliarlas con más ideas a tener en cuenta en el momento de tomar la crucial decisión.

Lo primero que suele intentar averiguar el novato, es cuál es el “bueno, bonito y barato” de las guitarras. La cruda realidad es que ese es un caso que no se suele dar. Se podría decir que la gama alta de las guitarras comienza en los 2000€ – 2200€, las gamas bajas van hasta los 600€ – 800€ y la franja que quedaría en medio sería la gama media, por lo general bastante despoblada y con artículos que suelen hacer dudar.

Gamas altas, gamas medias y gamas bajas

Rara vez se suele dar el caso de que una guitarra presente una buena relación calidad precio. Los precios de las gamas altas se han ido disparando en los últimos años, por ejemplo una Gibson Les Paul sin agujeros hoy en día ronda los 6000€, arriba o abajo y salen de un invento llamado “custom shop” donde algunos fabricantes ofrecen a precios desorbitados lo que antiguamente era su gama alta.

La gama medía siempre deja la mosca detrás de la oreja; si me gasto un poco más consigo una de gama alta, o ¿para que gastar tanto si las hay más baratas que me van a salir igual?. Desde un punto de vista, la gama media por definición es donde menos cabe una relación calidad precio, no son lo suficientemente baratas o son demasiado caras sin llegar al siguiente renglón.

En la gama baja, la rara vez que surge una guitarra con buena relación calidad precio, suele hacer furor y levantar un montón de buenas críticas en los diversos mentideros que existen en internet. Este es el caso de la Fender Baja Telecaster, la Fender Telecaster 50s classic o la Gretsch G5120.

Fender Baja Telecaster

A veces surgen y desaparecen enseguida, como pasó con la Dearmond m77t que hay en mi arsenal, se lanzó para corregir el desastre que fue la m75t anterior y no estuvo en producción ni dos años antes de que cerraran la fábrica.

Con las guitarras la máxima es que nadie da duros a cuatro pesetas o euros a 90 céntimos en la versión actualizada del dicho. Para empezar deberíamos plantearnos que es lo que queremos; una guitarra de 2200€ o una de 600€. Si queremos una de 2200€ lo lógico sería comprar una de 2200€.

Cuando compramos una guitarra de 600€ podríamos poner el ojo en uno de esos modelos mencionados anteriormente con buena relación calidad precio pero tenemos que tener siempre presente que estamos comprando una guitarra de 600€, ni más ni menos, porque si no, no existirían las gamas altas de 2200€.

No esperemos acabados absolutamente impecables, detalles lujosos, cortes de madera perfectos o soberbias electrónicas sin ningún tipo de ruido. Hay que estar dispuesto a afrontar la posibilidad de acudir a un luthier para que le dé un repaso, a cambiar pastillas o lo que haga falta, dependiendo de lo exigente que sea cada uno. A véces el desembolso posterior no compensa el precio inicial.

Fender Telecaster 50s classic

Cuando me hice con la Dearmond m77t era perfectamente consciente de que estaba pagando 400€ por algo que antes costaba 300€ y además iba un poco a la aventura, sin saber exactamente con que me iba a encontrar. Siempre me había gustado ese modelo y era una espina que tenía clavada, por lo que decidí seguir adelante y llevarlo a modo de proyecto personal, con ideas para mejorarla ya en mente, como el cambio de pastillas que iba a hacer.

Al final la operación resultó satisfactoria pero no barata; tal y como llegó, las pastillas y el puente eran inservibles, los capacitadores una porquería, etc… No tiene detalles lujosos; la madera de la tapa es de dos piezas sin “bookmark”, la cejuela de plástico, la madera del cuerpo es una madera rara llamada Agathis, pesa como un muerto pero por otro lado el bigsby funciona, se logra una altura de cuerdas demencialmente baja y tras el cambio de pastillas ofrece un sonido espectacular a la altura de cualquier Gretsch pero con el aliciente de tener personalidad propia.

Con esto quiero ejemplificar lo que cabe esperar aun tratándose de una de esas guitarras de buena relación calidad precio.

¿Una guitarra buena o una barata para empezar?

Ante el dilema de cuanto dinero gastar en la primera guitarra eléctrica hay dos planteamientos, en mi opinión perfectamente válidos los dos.

Opción guitarra barata; la primera opción es decir; como no tengo ni idea de qué va esto, cojo el dinero que me iba a gastar y me lo guardo. Me voy a una tienda, compro cualquier cosa barata y por barato quiero decir “muy barato”, sin preocuparse excesivamente si la calidad de tal cosa es mejor en tal modelo o en el otro. No sirve de gran cosa ponerse a comparar guitarras de 200-300€ a ver cual es mejor o tiene la madera mejor porque la respuesta es muy fácil; ninguna.

Cuando uno nunca ha tenido una guitarra eléctrica en las manos antes, se puede decir que está en fase de aprendizaje, aunque haya tocado guitarras españolas. Por mucho que se dedique a recorrer tiendas, nunca va a tener en las manos algo que pueda afirmar con certeza le viene bien porqué no sabe exactamente lo que busca. Lo máximo que puede hacer es decidir en base al impacto visual que le cause el instrumento – si le parece una guitarra bonita a la vista o si se parece a esa que lleva tal músico que le gusta tanto – o decidir escuchando el sonido de la guitarra cuando tocan otros. Si el que toca es un vendedor experto, probablemente sepa como “camelar” al cliente. Probablemente enchufará la guitarra al mejor ampli que tenga en la tienda y tocará lo que mejor se sepa o intuya que pueda impresionar.

Optando por una “guitarra barata” nos damos margen; como voy a estar en contacto con gente que tiene otras guitarras, voy a poder ir probando otros modelos, otros mástiles, otras pastillas. Al de cierto tiempo ampliando conocimientos y experiencia tendré una idea más clara de que es lo que me gusta y lo que le pido a una guitarra.

Si se escoge la opción “guitarra barata” lo más sensato es ir a una tienda y asegurarse de que la guitarra suena, no se cae a cachos y verificar que al pasar una mano por el canto del mástil los trastes no cortan como cuchillas.

Opción guitarra que me gusta; otra opción es decir; a mí la guitarra que me gusta es tal modelo y esta es la que quiero tocar porque voy a estar más motivado con ella y voy a avanzar mejor. La pega es que después de haber tenido en las manos más guitarras y tener más conocimientos, no se suelen ver las cosas igual que al principio y suele surgir el gusto por otras guitarras. Las primeras guitarras por lo general suelen ser guitarras muy de tránsito.

Gretsch G5120

En mi caso, pasaron años hasta que cayó en mis manos una réplica de una Les Paul 59 que en cuanto a comodidad, es el instrumento perfecto para mí. Curiosamente ya había probado Les Pauls de Gibson modernas y no me habían gustado nada. Claro, que esta es una cuestión completamente de gustos personales, para muchos guitarristas el mástil de las 59 es un bate de beisbol y el peso es excesivo.

Una tercera opción, común en países como USA, aunque en España es bastante difícil de llevar a cabo porque aquí lo que dicta el precio es el nombre que pone en la pala, es la siguiente; acudir a una tienda y buscar una guitarra de marca de segunda mano pero que venga pintada en colores estrafalarios y nadie quiera comprar.

Todos los fabricantes lo han hecho alguna vez, sobre todo Fender, que es un clásico de los acabados de mal gusto al seguir una política de sacar infinidad de variaciones de sus modelos. Rosa metalizado, amarillo fosforito, acabados tipo sparkle que son una capa plástica densa y brillante… cualquier cosa que el dueño haya tenido que rebajar y aun así no lo logre vender. Esas guitarras luego se pueden de-capar y re-pintar o dejarlas con un barnizado en color natural.

Esta tercera opción la siguen incluso guitarristas profesionales. Un ejemplo son los que destrozan el equipo al finalizar el concierto, como hacía Kurt Cobain. Otro ejemplo que siempre me ha llamado la atención es el de los dos guitarristas del grupo Garbage, Steve Marker y Duke Erikson. Tal vez no sean el ejemplo más correctamente académico pero ambos son productores y Erikson es coleccionista de guitarras.

Garbage

Steve Marker siempre lleva una Gretsch Duo Jet con doble cutaway (la actual G6131S), tipo la de Malcom Young de AC/DC pero con una sola pastilla y un aspecto bastante feo. Según declaró a la revista “Total guitar” le costó 150$. El caso de Duke Erikson es más notable; entre otras, tiene una Fender Jaguar le costó 85$, una Dearmond m77t como la mía y una estrafalaria Fender Telecaster de color azul oscuro con binding en el cuerpo, que es la principal guitarra que usó para grabar con Garbage y vender millones de discos.

Guitarras de fácil modificación

Históricamente los bestsellers de las guitarras han sido la Stratocaster, la Telecaster y la Les Paul. Las dos primeras fueron pensadas para ser fabricadas masivamente en cadenas de montaje y al ser tan comunes, existen infinidad de opciones para modificarlas en un futuro; podemos elegir entre infinidad de pastillas y cambiarle casi todo, incluidos mástil y cuerpo.

Si nos decantamos por una de estas dos, ojo, que tengan medidas standard de Fender. Cuidado con otros fabricantes porque no todas las copias tienen las mismas medidas y entonces no podremos hacer modificaciones. Dos de las Fender con mejor calidad/precio y que mejores críticas han recibido son la Baja Telecaster y la Telecaster 50’s Classic, ambas fabricadas en México con un resultado excelente.

Hace poco había actualizado diciendo que si nos gustan las guitarras tipo Les Paul, una alternativa barata era la Gibson SG Faded. Lamentablemente parece ser que desde principios del 2009 se ha dejado de fabricar. Como comentaba al principio, “el bueno, bonito y barato” en el mundo de las guitarras eléctricas rara vez se suele dar y si se da, suele durar muy poco.

Este modelo de SG no tenía acabados vistosos como sus hermanas mayores pero a veces se podía encontrar en las tiendas a muy buen precio. Por ejemplo, en invierno del 2008 se podía encontrar por 555€ y tan solo un mes después la volvieron a subir a 666€. Supongo que al dejarse de hacer, las tiendas vaticinarían que los clientes se iban a avalanzar sobre las últimas unidades disponibles. Era una oportunidad de hacernos con una guitarra que a pesar de ser gama baja, no dejaba de ser toda una Gibson made in USA y lo más importante, sin agujeros.

Si queremos optar por una guitarra de caja como la famosa G5120, hay que considerar que por un lado, este tipo de guitarras no son las ideales para empezar porque no son las más fáciles de tocar, ni a las que más fácil se les saca sonido. Por otra parte, si nos gusta la guitarra puede servir como revulsivo para que sigamos avanzado en el aprendizaje.

Guitarras con buena relación calidad precio;

Gretsch G5120
Fender Baja Telecaster
Fender Telecaster 50’s Classic
Gibson SG Faded -> discontinuada en el 2009

Si alguien conoce más, puede dejar su opinión en los comentarios e iremos ampliando la lista.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *