Guía para importar una guitarra

]]>

Una de las preguntas más recurrentes que suelen surgir cuando se habla de guitarras eléctricas e instrumentos de música, es si compensa importarlos desde otro país. Esta es una guía que intenta responder a todas las dudas que se suelen plantear al realizar una importación y dar un criterio para decidir si la operación compensa o no.

El proceso de importación es bastante simple. Basta con localizar la guitarra deseada por internet, ya sea en una tienda o en una web de subastas tipo eBay, comprarla, pagar – normalmente por adelantado – esperar a que llegue el envío y una vez recibido, acudir a recogerlo abonando las tasas de importación.

Los destinos favoritos de importación suelen ser USA, Japón y Alemania. En Alemania operan tres de los mayoristas más grandes de toda Europa, cortando los precios al resto de tiendas de la Unión, por lo que es un destino muy atractivo. Aunque sea obvio para muchos, aclaro que las compras realizadas dentro de la Unión Europea entre países miembros, no se consideran propiamente como “importaciones”, ya que están libres de aranceles y los pagos se realizan en la misma moneda, euros.

Por lo tanto, si queremos comprar en una tienda alemana como Thomann, a todos los efectos es como comprar en la tienda de la esquina solo que un poco más lejos. El pago se suele realizar por transferencia o contrareembolso, dependiendo de las condiciones que ofrezca la tienda y las dos pegas principales es que hay que añadir los gastos de envio – aunque algunos comerciantes ofrecen envios gratis a partir de ciertos importes – y que en caso de tener que hacer una reclamación tendremos los problemas derivados de la distancia; no poder acudir en persona, plazos de espera más largos… y tener que pagar los gastos de envio de la devolución porque así lo estipula la ley, salvo que la tienda unilateralmente mejore esta condición.

La excepción a la regla en Europa es Reino Unido, que está dentro de la Unión pero fuera de la unión monetaria. Al comprar desde la Unión Europea, tampoco hay aranceles pero los pagos los tendríamos que realizar en libras, lo cual puede encarecer el precio final, dado que la libra suele estar siempre fuerte frente al Euro y el banco nos cobraría una comisión por el cambio de euro a libras.

Pony Express

Los casos de USA y Japón serían ya importaciones propiamente dichas pero cada país con sus peculiaridades.

En USA basta con localizar una tienda o vendedor que esté dispuesto a enviar el producto a otro país. Las tiendas y los vendedores de eBay lo suelen indicar expresamente en sus webs, sino bastaría con preguntar. El envío lo suelen hacer o por agencia de transportes o por su servicio de correos, el United States Postal Service o “USPS”. En ambos casos es frecuente que el vendedor exija asegurar el envío con un seguro para cubrir posibles roturas durante el transporte, por lo que será una carga adicional al precio final de la mercancía.

El caso de Japón es más peliagudo. Gran parte de su producción de guitarras, precisamente la que resulta más apetecible importar, se realiza con autorización solo para el consumo interno del propio país, por lo que a veces es bastante difícil encontrar una tienda dispuesta a exportar. A esto hay que añadir el inconveniente de que la producción de algunas marcas y modelos es ínfima en relación a un mercado global. Los envíos también se realizan o por correos o por agencia de transportes. No es raro que dada la lejanía, la tienda exija envío por agencia, por su puesto con el correspondiente seguro.

Una vez que la mercancía llega al país de destino, pueden pasar dos cosas según en quien haya recaído el transporte; correos o una agencia.

Envíos por correos

Si llega por correos, el paquete entrará por la aduana de correos, que normalmente está en la oficina central de correos de cada provincia. Me consta, aunque no lo sé con seguridad, que no hay en todas, así que según donde residamos, puede que nos toque tener que desplazarnos a otra provincia.

Al llegar el paquete, correos nos envía una notificación de que debemos acudir a tal oficina, donde una vez clarificado el envío y pagadas las tasas, lo podremos retirar.

Correos

Una peculiaridad es que la aduana de correos no está siempre abierta, por lo que nos suelen indicar a qué hora debemos pasar. Por ejemplo, las aduanas de correos con las que tengo experiencia abren de 9 a 10 de la mañana y consisten en un señor de la aduana que va todos los días, trabaja una hora en el despacho de correos y se vuelve a su oficina en la aduana.

En la aduana de correos debemos presentar la factura de compra. Sin ella no podremos retirar el paquete. Si realizamos la compra por eBay y pagamos por Paypal, basta una copia impresa del recibo de Paypal donde se detalla el producto, el precio, el transporte y el seguro. La autoridad aduanera nos preguntará de que se trata el envío, nos pedirá la factura y contrastará los documentos que acompañan el paquete con los que nosotros presentamos. Si no encuentra ninguna pega procederá a calcular las tasas. Si necesita hacer alguna comprobación puede requerir la apertura del paquete. Ojo con intentar defraudar a la aduana porque conlleva una multa importante.

Las tasas

El cálculo de las tasas de importación se realiza de la siguiente manera; la base imponible es el precio de la mercancía + el precio del transporte + el precio del seguro. Este total, en la moneda del país de origen, se traduce a Euros según el tipo de cambio oficial que es el que marca para ese día el Banco Central Europeo.

Al precio traducido a Euros, en el caso de una guitarra, se le carga un arancel del 3,7%. Al total del precio + el arancel hay que cargarle un 16% de I.V.A.

Ejemplo; supongamos que recibimos una guitarra de 1000$ cuyo transporte cuesta 200$ y el seguro de transporte 50$. El cambio oficial es de 1$ = 0,8€.

1000$ Precio de compra + 200$ transporte + 50$ seguro = 1250$
1250$ x 0,8€ = 1000€
1000€ * 3,7% = 37€ de arancel
1000€ + 37€ = 1037€ x 16% = 165,92€ de I.V.A
37€ + 165,92€ = 202,92€ total arancel + I.V.A que deberemos abonar.

Precio final; 1202,92€

Eugene Smith

Todos estos cálculos los realiza el agente de aduanas, además de la cumplimentación de los trámites. Cuando termina, nos facilitará dos copias del impreso para abonar las tasas, con el que debemos acudir a cualquier banco, realizar el pago, en nuestro ejemplo serían 202,92€, una copia se la queda el banco, la otra nos la sellan y con ella deberemos regresar a la aduana, presentarla y finalmente retirar el paquete.

Como vemos, en el caso de las aduanas que solo abren una hora, si pretendemos realizar todos los trámites en un solo día y retirar el paquete, deberemos presentarnos a las 9 en punto porque andaremos apurados.

Ahora bien, hay un plazo para realizar el pago y retirar la mercancía de 45 días hábiles (no cuentan domingos ni festivos) si el paquete llegó por vía marítima y de 20 días hábiles si llegó por otra vía, aérea o terrestre. Si se agota el plazo sin retirar la mercancía, la aduana inicia un procedimiento de abandono a favor de la hacienda pública.

La comisión de las agencias de transporte

Si el envío se realizó por una agencia de transportes, el paquete nos será entregado en nuestra puerta y toda la tramitación de aduana la realiza la propia agencia. Esto supone una comodidad pero también un coste adicional, ya que las agencias de transportes cobran una comisión por adelantar el dinero del arancel y por realizar el trámite.

Gran train robbery

Esto es, la “administración de derechos de importación” con su correspondiente I.V.A. Para averiguar el importe exacto de esta comisión, deberíamos consultarlo directamente con la agencia.

En un paquete que recibí de Japón por DHL fue de 59,3 + IVA, 68,79€ en total por 550€ de mercancía. En el ejemplo que teníamos entre manos el importe final quedaría así;

1000$ Precio de compra + 200$ transporte + 50$ seguro = 1250$
1250$ x 0,8€ = 1000€
1000€ * 3,7% = 37€ de arancel
1000€ + 37€ = 1037€ x 16% = 165,92€ de I.V.A
107€ + 16% I.V.A = 124,12€ de comisión admon derech import con su I.V.A.
37€ + 165,92€ + 124,12€= 327,04€ total arancel + I.V.A + comisión que deberemos abonar.

Precio final; 1327,04€

Otra posible pega con las agencias de transportes es que la aduana les puede requerir documentación adicional. En cierta ocasión, me fue requerida una declaración firmada detallando el material con el que estaba hecha una guitarra – de hormigón armado, estuve tentado declarar. El motivo de tal petición es que existen restricciones a la importación de ciertas maderas exóticas según su país de origen al provenir de bosques no controlados. En el caso de una guitarra se pudiera dar el caso pero no es lo habitual.

¿Compensa importar una guitarra?

Como vemos, la primera clave para decidir si compensa o no una importación, es calcular el precio final que deberemos pagar al recibirla, tal y como hemos indicado. El cálculo a “ojo de buen cubero” sería añadir un 20% al precio traducido a Euros si llegará por correos o un 30% si llegará por agencia de transportes.

Obviamente, en tal cálculo es decisivo el tipo de cambio del momento en el que vayamos a realizar la operación. El Yen suele bailar al ritmo del dólar así que los mejores momentos son cuando el dólar está bajo.

Hay que tener en cuenta que los precios que ofrecen las tiendas de los grandes mayoristas europeos como Thomann, muy habitualmente son el precio del país de origen traducido a euros + curiosamente un 20%, el equivalente al arancel e I.V.A. ¿Por qué? Porque se abastecen directamente de los distribuidores oficiales de las marcas y porque compran en masa consiguiendo mejores precios, siendo capaces de igualar las etiquetas estadounidenses salvo por las tasas de importación.

A grandes rasgos diría que a no ser de que estemos hablando de alguna guitarra rara o segunda mano, compensa más comprar en Alemania, si es que allí está disponible, claro.

Yamano music

Otra consideración que hay que hacer es el riesgo de daños durante el transporte. Cuanto más lejano el destino más riesgo. Si se producen roturas, aunque la mercancía esté asegurada, la reclamación es un proceso bastante incómodo y largo en el tiempo. En general, hay que notificar el problema a la tienda y la tienda se hace cargo aunque hay mucha “casuística”; hay tiendas que se lavan las manos inmediatamente poniendo excusas.

En el caso de las tiendas japonesas más importantes, con enviarles una foto de los daños, se hacen cargo de todo, corren con los gastos de devolución, cosa que en Europa y en USA no sucede, te envían una nueva guitarra, te piden mil veces disculpas y si te descuidas se cortan el dedo gordo en señal de compungimiento.

En las tiendas alemanas, te pones en contacto con ellos, rellenas unos impresos de devolución que te mandan con la factura, te atienden en castellano por teléfono y no suele haber ninguna pega. Yo tuve que devolver las Bardens de mi Telecaster a Musik Produktiv y no hubo ningún tipo de problema.

El caso de los almacenes donde se recibe la mercancía en España es otra cuestión surrealista digna de mencionar. Una recepción por correos se puede convertir en toda una aventura, sobre todo si hay que reclamar algo. Son los que tardan más en hacer la entrega, con la consecuente incertidumbre, aunque personalmente nunca he tenido ningún problema con ellos.

En cierta ocasión tuve que retirar un paquete en el almacén de una mundialmente conocida empresa de transportes y puedo asegurar que la imagen de aquel pabellón era dantesca. Entré por la puerta principal como Pedro por su casa, sin que nadie me preguntase ni quien era o a donde iba, había miles de paquetes apilados unos encima de otros sin importar si ponía “frágil” o “siéntese usted encima”, las ventanas estaban rotas, el techo, fabricado con una especie de plástico transparente, tenía agujeros y aquel día llovía, entrando el agua que empapaba los paquetes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *