Potenciómetros de guitarra

]]>

Técnicamente hablando, un potenciómetro es un dispositivo que contiene una resistencia variable con la que podemos ajustar la cantidad de corriente que pasa por la línea de un circuito.

En las guitarras y hablando en llano, son esas rueditas que nos permiten ajustar el volumen y el tono de la guitarra.

Igualmente en términos llanos, se podría decir que el potenciómetro se compone de dos piezas; una es la parte visible que vemos en el exterior de la guitarra y que giramos para realizar ajustes. A esta pieza en inglés se la llama “hat” y suele ser una rueda de plástico o de metal cuya utilidad es precisamente permitirnos girar el potenciómetro con comodidad. La diversidad de diseños es numerosa y tal variedad atiende principalmente a razones ornamentales más que funcionales.

La parte no visible es el potenciómetro en sí, un componente electrónico que va colocado en el interior de la guitarra y que forma parte del circuito. Tiene tres terminales, una lámina circular colocada en su interior que va cubierta con material resistente y una flecha o cursor que gira sobre la resistencia al ser accionada desde un poste o mástil donde se inserta el “hat”.

En este artículo no quiero extenderme demasiado en detalles teóricos sobre electrónica, sino en cómo las características de los potenciómetros afectan al sonido, que en última instancia es lo único que importa cuando hablamos de una guitarra.

En un circuito de guitarra muy simple podríamos conectar una pastilla a un potenciómetro y al girar la rueda, subiríamos o bajaríamos el volumen de la guitarra.

Potenciómetros de guitarra

Si combinamos un potenciómetro con un capacitador, podemos controlar el tono de la guitarra de forma que al girar la rueda, vamos cortando las frecuencias altas que nos envían las pastillas. No “subimos los agudos” o las frecuencias medias, solo podemos cortar frecuencias desde los agudos.

Esto se debe a que la impedancia de los capacitadores varía con la frecuencia y la explicación técnica sería larga. Todo lo que hace falta saber sobre un capacitador lo explicamos en el artículo sobre Bumblebees y Black Beauties.

Potenciómetros lineales y logarítmicos

Según como este distribuido el material que recubre la superficie resistente o “ley de resistencia”, los potenciómetros pueden ser lineales, logarítmicos, sinusoidales, anti logarítmicos… En las guitarras se usan principalmente los lineales y los logarítmicos.

En un potenciómetro lineal o “linear taper” el material resistente está distribuido de forma uniforme, de forma que cuando giramos la rueda obtenemos una resistencia proporcional en todo su recorrido o ángulo de giro. El problema es que el oido humano no reacciona de la misma forma a todas las frecuencias sonoras y la sensación que percibimos es de que el potenciómetro corta más cuanto más lo giramos. Al principio apenas percibimos el efecto y cuando vamos por el final la sensación es que el efecto llega de golpe.

Los “audio tapers” fueron diseñados para solucionar este problema y tienen el material resistente distribuido de forma acondicionada a como reacciona el oido humano, de forma que cuando giramos la rueda la percepción al oido es de linealidad.

Potenciómetros de guitarra

Un potenciómetro logarítmico tiene más material resistente en alguna de las zonas del semicírculo que actúa como resistencia de forma que, cuando giramos la rueda, vamos obteniendo más resistencia según en qué punto de giro o ángulo en el que nos encontremos. Al principio del giro podemos encontrar poca resistencia y al final podemos encontrarnos que según giramos, logramos más resistencia que cuando empezamos a mover la rueda. El concepto es similar a los “audio tapers” pero los logarítmicos no tienen porque estar acondicionados a la respuesta del oido humano. Los potenciómetros logarítmicos se usan habitualmente en los amplis.

Falsos audio-tapers y logarítmicos Algunos potenciómetros baratos a los que se llama logarítmicos, tienen en realidad dos zonas diferenciadas en la superficie resistente, la una con más material resistente que la otra pero en ambas zonas el material distribuido proporcionalmente.

Elegir entre un tipo de potenciómetro u otro en cuanto a guitarras atiende básicamente a una cuestión de gustos o a lo que estemos acostumbrados.

La resistencia del potenciómetro

Un dato relevante de cara al sonido final de la guitarra, es la resistencia total que ejerce el potenciómetro ya que esta es una medida que afecta al tono. La resistencia del potenciómetro se mide en Ohm y cuanta más tenga, más brillo en el tono final de la guitarra;

250K – cálido
500K – brillante
1Meg – muy brillante

Es decir, que si ponemos potenciómetros de 500k, en principio obtendríamos una guitarra con más brillo que si ponemos potenciómetros de 250k pero ojo, tenemos que tener en cuenta también el tono que ofrece la pastilla ya que si de por sí es muy brillante, un potenciómetro de 500k la puede dejar insoportable.

Este sería por ejemplo el caso de las pastillas single-coils. Con potenciómetros de 500k quedan demasiado brillantes así que como regla general se suelen instalar potenciómetros de 250k. La regla general en cuanto a combinación potenciómetro – pastilla sería algo así;

100k – Pastillas activas
250k – Single-coils
500k – Humbuckers y p-90s
1Meg – Pastillas con mucha salida, por encima de los 15k ohms

250K – apagado con humbuckers, cálido con single-coils
500K – cálido con humbuckers, brillante con single-coils
1Meg – brillante con humbuckers, estridente con single-coils

Esta solo es una regla general de usos comunes que por un lado es estupenda para no liarla con los potenciómetros aunque por otro lado, no quita que podamos experimentar.

A veces una guitarra suena apagada, sin vida y con cambiar los potenciómetros de volumen, se soluciona el problema.

Otra consideración es que un potenciómetro lineal de 500k actúa como uno de 250k cuando lo ajustamos más o menos a la mitad de su giro. Si no nos importa dejarlo por la mitad siempre, nos podemos reservar un margen de brillo para casos especiales.

Cuando usamos pastillas tipo noiseless, en cierto modo nos ponen a mitad de camino entre una single-coil y un humbucker. A veces con potenciómetros de 250k suenan demasiado oscuras y podemos probar a poner 300k o 500k .

No load pot; potenciómetros con resistencia infinita

Un “No load pot” es un potenciómetro al que se le ha retirado el material resistente en uno de sus extremos. Las utilidades pueden ser varias y lo cierto es que este tipo de potenciómetros se comercializan aunque es una modificación que podemos hacer nosotros mismos abriendo un potenciómetro y rascando con una cuchilla la capa resistente.

Si rascamos el material resistente por la zona final de la izquierda y colocamos el potenciómetro como control de volumen, al ir girando el potenciómetro iríamos bajando el volumen de la pastilla pero al llegar casi al final, a la zona donde hemos rascado, actuaría como un interruptor de apagado cerrando completamente la pastilla. ¿Para qué querríamos hacer algo así? Por ejemplo para convertir el volumen de la pastilla del mástil en una Stratocaster en un blender o mezclador.

Potenciómetros de guitarra

Si rascamos el material resistente por la zona final de la derecha y colocamos el potenciómetro como control de tono haríamos lo que se llama un “No load pot at 10”. Cuando está abierto al máximo en posición 10 (sin girar), opone resistencia infinita y nos queda un efecto parecido al de usar un potenciómetro de 1mg. Cuando giramos la rueda un poco y rebasamos la posición 9, el potenciómetro vuelve a actuar normalmente.

Esta modificación es un invento de Fender y apareció por primera vez en los controles “Fender Delta Tone” de las “American Series”. Con potenciómetros de 500k o 1mg el efecto casi no se nota pero en los de 250k si.

¿Tienes un potenciómetro con ruidos al girarlo? Se arreglan fácilmente impregnándolos con algun tipo de spray anti-oxidante o aflojador, como el famoso “3 en 1″.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *