Como usar un compresor

]]>

Uno de los efectos de audio más complejos de entender es la compresión, probablemente porque para describir el concepto y sus controles, se usan términos contradictorios a oídos de cualquier neófito.

Otro problema añadido es que en muchos aparatos y pedales, no se usa la misma terminología para describir los parámetros, hecho que crea mayor confusión.

En este artículo explicamos el concepto de compresión desde cero, los principales controles que están presentes en un compresor y como ajustarlos.

Cualquier pista de audio tiene un rango dinámico. El sonido se forma y a medida que evoluciona, tiene pasajes con más volumen y otros con menos. Gráficamente, estas subidas y bajadas de volumen se representan con picos en una onda continua;

 compresion audio

Comprimir es coger esos picos y cortarlos. Un compresor puede aplanar los picos o puede simplemente reducirlos en cierta medida;

 compresion audio

En una situación real, los picos no se aplanan de forma tan exagerada sino que se reducen en cierta medida a partir de un punto. Ese punto se llama “umbral” o “threshold” en inglés y al “cuanto” vamos a reducir los picos, se llama “ratio”. El ratio se expresa con una proporción del tipo 4:1. Un ratio 4:1 significa que vamos a reducir los picos a un cuarto de su amplitud original a partir de un determinado umbral que se indica en decibelios. Por ejemplo, un ratio 8:1 y umbral/threshold -10db, significa que todo sonido que rebase los -10db quedará reducido a un octavo de su amplitud original;

 compresion audio

Entonces, si estamos reduciendo el rango dinámico ¿por qué se dice que tras comprimir la pista “suena más alta”? Efectivamente, una de las aplicaciones de los compresores más habituales es hacer que una pista de audio “suene más alta”. La clave aquí es que no solo se comprime, sino que se comprime y luego se da ganancia, se aumenta el volumen de la pista en unos cuantos decibelios. Tras comprimir una señal, su amplitud queda reducida y la pista “suena más baja”. Sin embargo todos los compresores traen un control (llamado con nombres de lo más dispares) que permite dar ganancia a la pista, elevar su volumen general.

 compresion audio

Como primero hemos aplanado los picos, al subir el volumen de la pista, tenemos más material de audio y por lo tanto “más sonido”. En una mezcla, la pista destacaría entre otras a medida que demos ganancia. Por ejemplo, la voz principal de una canción se destaca del resto de instrumentos comprimiendo y dando ganancia.

De la misma manera, en un concierto lograríamos destacar un solo de guitarra entre el resto de instrumentos. Esta es una de las aplicaciones estrellas en el mundo de las guitarras eléctricas y los compresores en formato pedal para lograr el efecto se suelen llamar “boosters”. Otra aplicación común es “aumentar el sustain” pero en realidad lo que hace el compresor es machacar literalmente los picos de la guitarra para que se confundan con los rebotes bajitos del sonido en la madera que casi no se oyen en condiciones normales y luego aumentar el volumen. De esta forma se consigue alargar el sonido. En formato pedal suelen recibir el nombre de “sustainers”.

En los bajos no se suele jugar tanto con las ganancias sino que se busca igualar las notas, por ejemplo cuando tenemos un bajo con las dos primeras cuerdas descompensadas de la 3ª y la 4ª. En general, cualquier instrumento con mucho rango dinámico puede comprimirse.

Ataque y release

Los compresores más completos suelen tener más controles además de umbral/threshold, ratio y ganancia.

El control de “ataque” sirve para decirle al compresor cuando tiene que empezar a comprimir en el momento que la señal rebasa el umbral que hemos establecido. Si no lleva este control, es que el aparato tiene el ajuste de ataque fijo (siempre el mismo) o que se establece de forma automática.

El ataque se mide en milisegundos. Si en nuestro ejemplo anterior estableciéramos un tiempo de ataque de 10ms, al compresor le estamos diciendo que cuando la señal supere el umbral de -10db, se espera 10ms y luego comprima.

 compresion audio

¿Para qué hacer que espere? Esta es otra de las aplicaciones habituales de los compresores; dotar al sonido de lo que en inglés se llama “punch”o ”pegada”. Dejamos pasar algo de señal (esta porción será la “pegada”) y comprimimos el resto. Luego damos ganancia. El resultado es que la porción de sonido que no hemos comprimido ó dicho de otra forma, que hemos “dejado pasar”, ahora tiene mucho más volumen y en ciertos sonidos da sensación de “golpe”.

Buscar “punch” suele ser habitual al mezclar un bombo de batería o un bajo. Se busca que los graves provoquen una sensación de golpe en el pecho y esto se logra con ataques lentos.

A primera vista el “punch” parece algo que sería deseable en todas las pistas, que en la mezcla todo se oiga con “pegada” pero la realidad es que no todo puede llevar ataques largos.

Un ejemplo clásico es cuando se mezcla un bajo y un bombo. Uno de los dos y solo uno, va a tener que proporcionar el “punch” – normalmente el bombo – y otro el tono – el bajo. Por tanto, para que suenen conjuntados, puede que al bombo le tengamos que dar un ataque largo y marque la pegada de graves y al bajo un ataque muy rápido para que no engorrone la pegada.

Otro ejemplo es la silibancia en una pista vocal. Si la voz tiene muchas “eses” pronunciadas, o letras “k” ó “t”. Con ataques largos lo que haríamos es dejarlas pasar y exagerarlas todavía más, así que necesitaremos ataques rápidos. Por cierto, que un de-esser no es más que un compresor que actúa sobre unas determinadas frecuencias, solo comprime sonidos que estén entre los 4800hz y los 9000hz más o menos, en el caso de las “eses”.

El control de “release” viene a ser todo lo contrario. El término “release” tiene muy mala traducción al castellano. Indica el tiempo en milisegundos que tarda el compresor en dejar de comprimir una vez que el sonido cae por debajo del umbral o threshold. Muchos compresores tienen automatizado este control.

¿Para qué sirve? Por ejemplo para los sustainers de guitarra. Estos suelen llevar un tiempo de release exageradamente largo para que la señal nunca se pueda recuperar y así crear la sensación de sonido sostenido.

Otro ejemplo es matar los muelles de una caja de batería, cuanto estos resuenan demasiado después de cada golpe. Se comprime la caja, se da ganancia y cada golpe queda igualado pero la contrapartida es que el compresor deja de actuar cuando pasa el golpe y ahora los muelles se oyen demasiado. Con un ataque largo se pueden matar.

Si el tiempo de realese es muy corto lo que pasa es que el sonido se comprime y se recupera muy rápidamente por lo que hay que tener cuidado. Cuando solo queremos recortar los picos más altos con umbrales altos suele venir bien un tiempo de release corto.

Controles menos comunes; Knee y brick-wall

A parte de que cada fabricante suele llamar a los controles de un compresor casi como le da la gana, hay compresores que traen controles adicionales. Estos son algunos;

“Knee” traducido literalmente del inglés knee significa “rodilla” y se llama así porque en otro tipo de gráficos la compresión se representa con un ángulo tal que así;

 compresion audio

“Knee” hace referencia a como entra el compressor cuando empieza a actuar, es decir, si según se activa machaca la señal de mala manera o actúa de forma más progresiva. Normalmente los controles de “knee” suelen tener dos posiciones solamente “soft/hard” ó “suave/duro”.

Muchos compresores no traen control de knee y parte de su caracter viene determinado precisamente por la forma en la que entran. Un ajuste de “knee” suave es adecuado cuando necesitamos establecer ratios de compresión muy altos. De esta forma el sonido resultante no muestra un efecto demasiado obvio. Los ajustes de “knee” duros vienen bien cuando la pista tiene muchos picos.

“Brick-wall” es un control común en los limitadores. Los limitadores son compresores con ratios superiores a 10:1 y se usan más habitualmente al masterizar una mezcla. Son los responsables de que la música actual suene sobre-comprimida hasta la nausea. En algunos de estos limitadores hay un control que nos permite establecer un techo del cual la señal no va a exceder nunca cuando demos ganancia. Por ejemplo, si ponemos el techo en -1db la señal nunca va a rebasar ese tope y lo que nos permite es machacarla aun más a medida que damos ganancia.

Como ajustar un compresor

Cierra los ojos, olvida todo lo que has leído en este artículo y mueve las rueditas del compresor hasta que la pista suene bien. Esos son los ajustes correctos.

La verdad es que cuesta trabajo hacer que un novato se olvide de los indicadores, vu-meters, lucecitas y demás parafernalia y lograr que se guie solo por el oído o deje de mirar cuanto “ratio” a puesto. Lo miran, ven que han puesto 12:1 y piensan “me he pasado” y lo cambian. Pues si sonaba bien precisamente ese era el bueno. En la foto un Neve 2254 enrackado;

 compresion audio

Además, si en el caso de los ecualizadores es común encontrar las llamadas “tablas de ecualización” que sirven como guía para realizar ajustes, hay quien busca las “tablas de compresión” como si fueran las tablas de Moises y resulta que no hay.

No hay porque cada compresor tiene su propio carácter y porque cada pista de audio tiene un rango dinámico único, así que es inútil decir que “a la guitarra le viene bien un ratio de 8:1”. No obstante, algunos compresores las traen en el manual que les acompaña aunque son específicas para ese modelo concreto y el material a comprimir seguirá requiriendo ajustes particulares.

Esta es la tabla de ratios, ataques y release de un compresor Presonus. Ratio/Attack/Release;

Voz – 6:1/Mid/Mid
Bajo – 7:1/MidFast/MidSlow
Bombo – 5:1/MidFast/MidFast
Caja – 6:1/Mid/Mid
Platos – 5:1/Fast/Mid
Guitarra Ac – 3:1/Mid/Fast
Guitarra Elec – 5:1/Fast/Mid
Teclados – 4:1/MidFast/MidSlow

En el momento de la grabación, si usa un compresor, es aconsejable dejar algo de margen para comprimir más aun en la mezcla, sobre todo si se va a editar en un futuro o la mezcla la va a realizar terceras personas. El contrapunto, es que si la mezcla se va a hacer en un ordenador u otros medios digitales, estos no tienen ni por asomo la calidad de las antiguas glorias analógicas. Algunos plugins no son capaces de domar un bajo y es un aspecto a tener presente. Algunas notas de cara a las mezclas;

Voz – Tratar las voces en una mezcla es todo un mundo porque es la parte más importante de un tema. Al grabarlas puede ser necesario usar un compresor para evitar que sature el equipo que se esta utilizando. En las mezclas, al tener mucho rango dinámico, es casi imprescindible meter un compresor. Ataque medios-rápidos de 3 a 5ms, ratios altos 7:1 o más y que el indicador este marcando 6db de reducción o algo similar, depende del material. Si hay varias voces, se puede mandar todo a un buss auxiliar y limitarlo todo en su conjunto.

Bajo y bombo – Los bajos pueden llegar con compresión porque el bajista utilizó un pedal. Puede que el bajista haya buscado “punch” con ataques lentos al grabar y en la mezcla el problema es que los bajos hay que mezclarlos junto a los bombos, de forma que queden perfectamente compenetrados. A la mezcla de un bajo y un bombo le dedicamos un artículo entero, aquí solo comentar que en las mezclas, con el compresor se pueden igualar cuerdas descompensadas de un bajo y contrastes de volumen cuando se tocan notas altas. Si el bajista era bueno y estos contrastes no son frecuentes en toda la pista, se puede limitar, es decir, poner un ratio muy alto tipo 10:1 y bajar el umbral hasta cazar solo esos picos en particular con ataques muy rapidos. Por contra, en el bombo se puede ajustar un ataque lento y mucho ratio para que lleve la pegada.

Caja – En la caja el compresor se puede usar para igualar cada golpe durante toda la pista. También se puede colocar una puerta de ruido para evitar que cuando no suena, se cuele ruido del resto de la batería en esta pista. Con el compresor se pueden exagerar los golpes con ataques largos. En este caso, hay que controlar que el vu-meter o los leds se muevan antes de que el golpe se extinga.

Guitarras – Las guitarras suelen llegar ya comprimidas a la mesa de mezclas porque muchos guitarristas tienen un pedal de compresión en su pedalera y lo ajustan según sus gustos. A veces en la mesa solo hay que igualar los picos con ataques rapidos y ratios algo altos. En muchas ocasiones.

Compresión en el master buss – Por si no fuera poca la compresión que lleva de por si cada pista en una mezcla, en ocasiones se coloca un compresor en el master buss de la mesa y se da compresión a toda la mezcla mientras se va mezclando. En este caso se trata de poner ratios bajos, como mucho 4:1, ataques rapidos o medios como por ejemplo 3ms y umbrales muy altos, cercanos a los picos, de forma que la aguja baile un poco desde su posición de reposo, marcando una reducción de poco más de 0db. Esta misma técnica puede usarse para realizar compresión paralela, que es hacer lo mismo pero en vez de enviar toda la mezcla, se envia al buss solo un grupo de pistas, por ejemplo la bateria.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *