Las pastillas de Gibson

]]>

Indudablemente, las pastillas más famosas de Gibson son los humbuckers. No en vano fue la compañía que los inventó y es una de las pastillas más vendidas, replicadas y con mayor difusión que existen.

No obstante, Gibson ha fabricado otros modelos a parte de los humbuckers, prácticamente todos y cada uno de ellos interesantes de por sí.

En este artículo voy a repasar, corríjanme si me dejo alguna en el tintero, todas las pastillas que ha diseñado Gibson para sus guitarras, desde la primera que fabricó en 1936 hasta los diversos tipos de humbuckers que comercializa en la actualidad, incluyendo la teoría que hay detrás de las réplicas de sus míticos PAFs.

Charlie Christian pick up

Las Charlie Christian fueron las primeras pastillas que Gibson montó en una guitarra al entrar – algo tarde – en el mercado de las eléctricas en 1936. Fueron instaladas en la Gibson ES-150 lanzada aquel mismo año.

El músico de jazz Charlie Christian adquirió una en 1937 y como en aquella época las guitarras eléctricas eran toda una novedad, pronto se empezó a asociar a Christian con la famosa pastilla, que acabó por recibir como mote el nombre del propio músico; “Charlie Christian”.

La arquitectura de esta pastilla, bastante aparatosa, consistía en un bobinado de hilo de cobre girado en torno a una bastidor de plástico negro donde se insertaba una cuchilla de acero, o “blade” en inglés, que iba situada justo debajo de las cuerdas para captar su sonido.

Gibson Charlie Christian pick up

La pastilla llevaba dos magnetos de cobalto atornillados a la tapa en el interior de la guitarra y en su conjunto media 15cm pesando unos 900g. A pesar de ello, estas pastillas son el santo grial para los puristas del Jazz, más aun cuando se dejaron de fabricar después de la segunda guerra mundial al aparecer nuevos magnetos cerámicos y de alnico.

Su precio en el mercado vintage se disparó y hoy en día, estas pastillas originales de época rondan los 1000 dólares pero no se apresuren en desempolvar sus carteras; los magnetos de cobalto pierden todas sus propiedades magnéticas en 200 años así que un juego original, que supera los 70 años de antigüedad estaría más o menos al 60% y su sonido no tendría que ver nada con el sonido original Charlie Christian. En los años 30 se hicieron tres versiones de esta pastilla;

  • La primera en 1936 con una resistencia de 2.4k.
  • En 1938 se corrigió la cuchilla haciendo una muesca bajo la 2ª cuerda porque sonaba estridente. Además se aumentó la resistencia a 5.2K.
  • En 1939 una tercera versión que se montó en la ES-250 llevaba la cuchilla troceada de forma que un trozo quedaba debajo de cada cuerda.

Por suerte existen réplicas, aunque también son bastante caras. Gibson las ha re-ditado en los años 1978, 2000 y 2007, estas últimas para instalarlas en una réplica de la Les Paul Junior de John Lennon.

P-90s

Introducidas por Gibson en 1946 para sustituir a las Charlie Christian, son las single-coils más exitosas de Gibson y al igual que con las anteriores, hay puristas que solo montan este tipo de pastillas en sus guitarras, no solo para jazz, sino para casi todos los géneros, desde rock y blues hasta pop y música indie. La denominación “p-90” viene de la numeración interna de Gibson; “pu90” o “pick up 90”.

La cuchilla primitiva de las Charlie Christian se sustituyó por unos tornillos llamados en inglés “pole pieces”, que quedaban debajo de cada cuerda y recogían su sonido, pudiéndose regular en altura para acercarlos o alejarlos de las cuerdas. Los nuevos magnetos de Alnico, Alnico-3 en el caso concreto de las p-90, permitieron reducir considerablemente el tamaño de la pastilla en su conjunto.

Hay numerosos formatos de p-90 para diversos tipos de montura. Las originales de los años 40 se llamaban “Dog ears”, orejas de perro en inglés porque en su cubierta de plástico negro tenían unas solapas de forma triangular para poder atornillarlas al cuerpo de la guitarra.

Las Dog ears más famosas son las que se montaron en la Gibson ES-330 en 1959 y en su homónima de Epiphone, la Casino, en 1964. Su atractivo era que la cubierta de plástico se sustituyó por otra cubierta en metal cromado mucho más vistosa.

Gibson P-90 Dog ears

Ojo, muchos guitarristas que compraron una re-edición asiática de la Epiphone Casino en la época actual, solían pedir unas p-90 made in USA para reemplazar las pastillas y se encontraban con la desagradable sorpresa que la montura de las americanas eran de plástico negro, teniéndose que enfrentar a una trabajosa operación de desencapsulado. Y es que muchas veces, Gibson se cuida de no poner en circulación sus materiales más exquisitos para que el cliente tenga que comprar la guitarra entera, en el caso de la Casino, la Epiphone Revolution Casino que se fabrica en la propia factoría de Gibson en USA.

En 1952 se lanzó la primera Les Paul, la Goldtop, que venía equipada con p-90s, en un nuevo formato adecuado a la forma de esta guitarra y denominado Soapbars, la cubierta en color crema recordaba a una pastilla de jabón.

Gibson P-90 Soapbar

Estas pastillas no llevaban montura; en la Goldtop no quedaban mal pero en otras guitarras como la Guild Aristrocrat, el aspecto visual era un tanto pobre. El enrutado que requieren en la madera es un hueco alargardo sobre la tapa, especifico para ellas y prácticamente no compatible con ninguna otra pastilla, por lo que su sustitución por otros modelos es algo complicado.

Las Soapbars en una Les Paul suenan especialmente bien siendo probablemente la mejor opción en single-coil para este modelo.

Años después de la aparición de los humbuckers y su extensa difusión, aparecieron numerosos fabricantes que lanzaron p-90s en formato humbucker. Seymour Duncan sacó las “Phat Cats”, DiMarzio las DP163 Bluesbuckers, GFS las The Dream y las Mean 90… y finalmente Gibson se subió al carro sacando las p-94, que no dejan de ser unas p-90 para ser encajadas en la montura de un humbucker, eso sí, en Alnico 5, con algo más de salida y calibradas puente con mástil.

Gibson P-90 Humbucker size

El número de guitarristas conocidos que han usado P-90s es largo; John Fogerty tiene una Goldtop con soapbars, Robbie Krieger tenía dos SG con p-90s al igual que Pete Townshead, George Harrison, Lennon y MacCartney en sus respectivas Casino, George Throrogood en su ES-175 y un largo etc unido a cualquier grupo punk que contase con una Les Paul Junior, guitarra por antonomasia del género.

Las Gibson P-100 tienen el mismo aspecto externo que las P-90 pero en realidad son un humbucker en formato vertical o apilado. Normalmente los humbuckers se conforman poniendo dos pastillas simples o “single-coil” una al lado de la otra. En el caso de las P-100, estas dos pastillas simples se colocan una encima de otra. El sonido resultante es algo diferente que el de un humbucker normal, tiene menos agudos que una pastilla P-90 pero más que cualquier otro humbucker y aunque conserva los rangos medios acentuados, propios de este tipo de pastillas, tiene algo menos. La salida de las P-100 está en el rango de las 57 classic plus o la p-94T, inferior a los Burstbucker 3, 498T, 496R o 500T pero mayor que los Burstbucker Pro, Burstbucker 2, la 490R o las 57 classic (sin el plus).

Humbuckers PAFs

Las pastillas más famosas de Gibson fueron inventadas por Seth Lover en 1955, siendo el primer humbucker de la historia al adelantarse por muy poco a los Filtertron de Gretsch.

Como ya hemos comentado en anteriores ocasiones, una de las principales pegas de las pastillas single-coils o de bobina simple, es que presentan ruido hum de 60hz. En los años 50 surgieron varias proyectos para eliminar este ruido de los fonocaptores. De hecho, en 1953 Rickenbacker ya había sacado varias guitarras con pastillas single-coils dispuestas en forma de humbuckers pero las retiró en 1954 porque distorsionaban demasiado.

La idea de Seth Lover partió de la misma base para crear sus humbuckers; juntó dos pastillas simples en la misma cápsula invirtiendo el bobinado de una de ellas, para producir una cancelación de fase que eliminase el ruido “hum” que producen las single coils.

Gibson Humbuckers PAFs

El invento funcionó pero al eliminar el ruido, también se llevaba parte de las frecuencias en los extremos del espectro, tanto por la parte aguda como por la grave y el resultado era un sonido medioso característico de este tipo de pastillas, no tan rico como el de una single-coil pero si muy agradable y sobre todo “maleable” con distorsión y otros efectos que lo hacen muy versátil.

Seth Lover pidió la patente en 1955 pero no le fue concedida hasta 1959. Durante este periodo, Gibson colocó unas pegatinas en la parte posterior de las pastillas donde se leía “patent applied for” y desde entonces a los humbuckers de esta compañía se les conoce como “P.A.F”.

Fueron instaladas por primera vez en 1957 en la Les Paul Goldtop y Custom, pasando a equipar toda la gama Les Paul Standard desde 1958 a 1960, posteriormente a las SG en 1961 y prácticamente a casi cualquier modelo que haya fabricado Gibson.

Los humbuckers originales se bobinaban a mano y sus características eran muy irregulares. En principio ofrecían una resistencia de 7,5k pero lo cierto es que había unidades que llegaban hasta los 9k.

Otra característica variable resultante del bobinado manual era que no se contaba el número de vueltas exacto que se daban al hilo rojo de enamel y algunas unidades tenían más que otras, considerándose su sonido mejor.

Se sabe que las últimas unidades fabricadas para la Les Paul Standard entre 1959 y 1960 tenían más vueltas y la explicación del por qué es bastante abstrusa; al suministrador de los bastidores de plástico de las pastillas, se le terminó el pigmento para hacer plástico negro a mediados de 1959 y envió la misma pieza pero fabricada en plástico de color crema. Como estos bastidores se tapaban con una cubierta metálica, no se le dio importancia. Según Seth Lover, el plástico crema permitía ver mejor el trabajo al bobinar y por ello el proceso era más preciso y se conseguía encajar más cable.

Gibson Humbuckers PAFs rear view

Este asunto no se destapó hasta que Eric Clapton a finales de los 60 empezó a quitar las cubiertas metálicas de sus Les Paul y otros le imitaron. Entonces se vio que había pastillas con plástico tanto negro como crema y otras con negro y crema mezclado, conocidas desde aquel momento con el sobrenombre de “zebras”. La mayor salida de las pastillas con más bobina se asoció con mejor sonido y se consideró que las zebras eran mejores.

El buen sonido no solo era el resultado de la mayor salida; otra consecuencia del bobinado irregular era que cada una de las dos pastillas simples que conformaban el humbucker podían tener un bobinado diferente; una de las dos con más o menos vueltas que la otra. Esto provocaba que el cancelamiento de fase fuera menos severo y que una de las dos pastillas enviase más señal que la otra, preservando algo del sonido propio de las single-coils, ofreciendo algo más de brillo y una distorsión con más mordida.

El material empleado para los magnetos también era variable porque Gibson había adquirido partidas de Alnico 2,3, 4 y 5 montándolos aleatoriamente según se cogían de su almacén. Hoy en día se asocia el Alnico 2 con los humbuckers de los 50 pero Seth Lover confesó que el magneto más común usado entonces en la factoría era el Alnico 4 por ser el tipo que más revieron.

En 1961 Gibson decidió acabar con la irregularidad y estandarizó el proceso de fabricación de sus PAFs implantando el Alnico 5 y fijando la resistencia en 7,5k. En 1963 se cambió el hilo de enamel por otro cubierto con poliuretano de color granate, afectando al sonido. En algún momento entre 1965 y 1968 el bobinado se automatizó con maquinas y en 1967 la construcción de la pastilla cambió conociéndose como T-Tops debido a una pequeña marca en forma de “T” en el bastidor de plástico. Las T-Tops estuvieron en producción hasta los años 80 y aunque el público generalista desconoce estos detalles, se podría decir que su sonido es famoso porque la SG de Agnus Young lleva T-Tops.

Humbuckers modernos de Gibson

Conociendo los detalles antes mencionados sobre los PAFs originales, no es difícil entender los modelos modernos que Gibson fabrica. Básicamente varía los materiales de los magnetos y la salida de la pastilla. Esta es su gama actual;

* la salida puede variar de una unidad a otra y según como se mida

‘57 Classic Humbuckers – Son una réplica de los PAFs de 1957, como su nombre indica, en Alnico 2, con cable de enamel , “wax-potted” o cubiertas de cera para reducir feedback y una salida en torno a los 7,5k. El bobinado de cada par de single-coils es idéntico. El modelo es el mismo tanto para el mástil como para el puente aunque también hay una 57+ exclusiva para el puente que intenta imitar las vueltas extras que se daban a los PAFs zebras de finales de los 50, con una salida de unos 8,6k.

Burstbuckers 1, 2 y 3 – Al igual que las 57+, son otra réplica de los PAFs de finales de los 50, sin baño de cera pero esta vez centrándose en la teoría del bobinado inexacto de cada par de single coils que conforman el humbucker. Además, los magnetos de Alnico II tienen la superficie sin pulir. Las opiniones entre los usuarios de estas pastillas es dispar. Algunos están encantados con ellas y otros dicen que suenan microfónicas. Esta disparidad es perfectamente lógica tratándose de bobinados irregulares; algunas pastillas pueden quedar geniales y otras no tanto.

Gibson pickups output

Hay 3 versiones de Bursbuckers. Los BB1 tendrían un bobinado con menos vueltas que las 57 ofreciendo algo menos de salida. Apropiadas para el mástil.

Los BB2 estarían en el rango de vueltas de las 57, tienen algo más de salida que las BB1 y colocadas en el puente quedan bien con un BB1 en el mástil.

Los BB3 son las que más vueltas y salida tienen de las tres. Su colocación es para el puente combinadas con BB2 en el mástil.

Burstbucker Pro – Son la versión moderna de los PAFs, hechas en Alnico 5 y con salida en torno a los 8,5k. Surgen en al año 2000, dada la demanda que había entonces de réplicas del humbucker original. Están calibradas mástil/puente y se parecen a un juego de BB1 con BB2 pero con los magnetos en Alnico 5 y baño de cera.

490r & 490t, 498t “hot alnico” – Son humbuckers en Alnico 2 con un sonido más moderno que los PAFs tradicionales al tener más frecuencias medias-altas. Típicas en la Les Paul Studio y en los modelos inferiores de Gibson, aunque con muy buen resultado en cuerpos fabricados completamente de caoba como es el caso de la Les Paul Custom o la SG. Tienen sus seguidores y sus detractores. “T” significa treble y “R” significa Rhythm. La 490r es para el mástil con una salida cercana a los 8k, la 490t para el puente rondando los 8,2k y la 498t es una especie de “plus” para el puente pero con los magnetos en Alnico 5 y cerca de los 14k.

496r “Hot Ceramic” y 500t “Super Ceramic” – son humbuckers con magnetos cerámicos, que permiten lograr mayor salida en la pastilla. La 496r se coloca en el mástil y la 500t, con salida en torno a los 15k en el puente. El sonido de estas pastillas se asocia con el rock en sus acepciones más duras, tienen bastante salida e incluso pueden resultar algo “brutas”. Los magnetos cerámicos dan un toque microfónico que no es apto para todos los gustos.

Estas pastillas vienen sin cubierta metálica. Si quisiéramos colocar una, hay que tener cuidado porque el espaciado de los tornillos o pole-pieces que van debajo de cada cuerda no es igual que en los humbuckers normales.

La 496r se parece más pero no sabría decir a ciencia cierta si le sirve una cubierta de PAF. A la 500t no le sirve. Para asegurarnos que se ajustan perfectamente, tendríamos que pedir una cubierta Gibson PRPC-030 para la 496r del mástil (tiene un espaciado de 50mm entre tornillo y tornillo) y una cubierta PRPC-035 para la 500t del puente (espaciado de 53mm).

Angus Young Signature – son una replica de los PAFs T-Tops que lleva la SG de Angus Young. En Alnico 5, se diseñaron para la SG firmada por el colegial. La guitarra no la suele usar Angus casi nunca pero las pastillas no son malas.

Dirty Fingers – pastillas cerámicas, similares a las 500t pero con algo más de salida todavía, en torno a los 16k. Son una réplica de los “Super hot humbuckers” que Gibson comercializó en los años 70. Están bañadas con cera y sirven tanto para el mástil como para el puente. En teoría son mejores y tienen un sonido más definido que las 500t. Para ciertos gustos, seguramente irían muy pasadas de salida. Una ventaja de sobrecargar tanto las bobinas es que se puede hacer un split bastante convincente y para ello vienen con 4 cables.

Tony Iommi Signature – Firmadas por el de Black Sabath, son unos humbuckers bastante curiosos, apropiados para la SG. Tienen salida alta, de unos 15k, los magnetos son de una combinación materiales cerámicos con alnico, la cubierta metálica los recubre completamente y están bañados en una mezcla de cera y una especie de pegamento. Se les achaca falta de tono pero claro, esto es algo que viene bien si se buscan sonidos tipo Black Sabath con mucha distorsión.

Mini-Humbuckers

Originalmente diseñados por Gibson para ser montados en las Epiphone, eran una versión de los humbuckers en tamaño reducido con salida en torno a los 6.5k en el mástil y 7k en el puente.

En teoría eran un modelo inferior, diseñados con la intención de que fueran más baratos de fabricar pero resultaron tener muy buen sonido, en general con más brillo que su hermano mayor.

La Firebird de 1963 también llevaba mini-humbuckers aunque diferentes a los de las Epiphone. Los de la Firebird tenían una cubierta que los recubría completamente y debajo un barra tipo blade.

Gibson mini-humbuckers

Los mini-humbuckers, tuvieron buena acogida por parte del público, por ejemplo para colocarlos atornillados al guardapúas en guitarras de jazz que no llevaban pastilla. En 1969 Gibson los instaló en la Les Paul Deluxe y empezó a sustituir los p-90 soapbars de otras guitarras.

Uno de los mini-humbuckers más apreciados es el Seymour Duncan que lleva la Fender Telecaster Hot-Rod. Otros son los mini-humbuckers para Gretsch. Una aplicación curiosa de estas pastillas es cuando son montadas en un bajo, como es el caso del Epiphone Viola Bass, queda un bajo con unos graves brillantes que recuerda algo a los Fender. Cuando digo “brillo” en los graves me refiero a la zona de brillo de los bajos, en frecuencias en torno a los 1500hz.

La principal pega de las guitarras con mini-humbuckers es que si luego los queremos cambiar, el enrutado de las cavidades es pequeño como para poder colocar otro tipo de pastillas, por ejemplo un PAF, por lo que este sería un aspecto a considerar antes de hacernos con una.

¿Donde comprar pastillas de Gibson? – Salvo las Charlie Christian y las p-90s con cubiertas metálicas, en Thomann las tienen todas aquí.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *