Al pueblo pan y circo; futbol, telebasura y banda ancha

]]>

El viernes 11 de Junio del año 2008, cuando el Euribor batía su record histórico desde el año 2000 y se preparaba una huelga de transportes que paralizaría medio país a la semana siguiente, aquí la noticia del día era la estupenda corrida de toros que había hecho José Tomás en las Ventas.

Que pases tan maravillosos, como “se arrimaba” y no sé que más porque soy anti-taurino. Imágenes de la monarquía asistiendo al evento, personalidades, reventas de 2000€ y las siempre dantescas escenas de ver cómo sacaban a hombros, entre vítores y “oles” exaltados, a un individuo que se ha hecho millonario sin la necesidad de ser muy listo, ensangrentándose, con las orejas arrancadas de un pobre, torturado y mutilado animal.

El lunes de la semana siguiente arrancaba la huelga de transportes paralizando efectivamente medio país pero daba igual porque tocaba “san futbol” y el martes, mientras miles de trabajadores no podían acceder a sus puestos y mientras la gente hacía acopio histérico de alimentos, como si estuviésemos a las puertas del Armagedón, la noticia era que la selección de futbol debutaba en la Eurocopa.

De nuevo imágenes dantescas al son del ridículo eslogan inventado para la ocasión “podemos!”, todo el mundo gritándolo, incluso los propios camioneros que estaban en los piquetes viendo la televisión, incoscientes de que al año siguiente muchos de ellos darían con sus huesos en las colas del paro. El congreso de los diputados casi vacío, aunque solo fuera por verguenza con la que estaba cayendo.

Gladiator

El 10 de Julio del siguiente año, el Real Madrid fichaba a Cristiano Ronaldo por 94 millones de euros. Metidos ya de lleno en la crisis que se baticinaba el año anterior, una de las peores crisis económicas acaecidas durante los últimos 50 años, es cuando más falta dar al pueblo pan y circo. Con 94 millones de euros se podría sacar del paro a 7.800 mileuristas durante un año. El tal Cristiano Ronaldo se fue a celebrar el fichaje a Los Angeles con su amiga, la intelectual Paris Hilton, con quien se gastó 20.000 dolares solo en bebidas a pesar de haber permanecido la mitad de la velada en la residencia de la hermana de Paris. Con lo que se beben en una sola noche estos dos, se podría haber sacado del paro a un mileurista durante más de un año y medio pero eso no le importa a nadie. Lo importante es que meta muchos goles.

En el año 2010, Radio Televisión Pública Española (RTVE) retiraba la publicidad de todas sus emisiones, pasando a cargar el coste de las retransmisiones al herario público, es decir, al bolsillo de todos. Los partidos de la selección española, como el amistoso España-Francia, perpetrado en Marzo, nos costaban la friolera de 33.000€… por minuto. Los partidos de la sub21 salían a 200.000€ cada uno.

Al pueblo pan y circo

Al pueblo pan y circo como forma de control social. Es decir, futbol, telebasura y banda ancha para que se descarguen toda la mierda que quieran. Lo que sea necesario para que estén distraídos y no piensen demasiado, no sea que vayan a centrar su atención en banalidades como los cataclismos económicos que se suceden o los 640 euros de vellón más que van a tener que pagar de hipoteca por sus agujeros de 40m2.

Pero de esto sabían mucho más los romanos. Panem et circenses, escribía Juvenal. En su calendario, los romanos tenían 200 días festivos en los que por motivos religiosos no se podía trabajar, asi que mataban el ocio con celebraciones y juegos. Durante la República había 65 días fijos de teatro y durante el imperio se llegó a los 135. A estos se les sumaba el circo; luchas de gladiadores y carreras de cuadrigas donde la plebe saciaba su sed de sangre. Las sesiones de teatro y circo duraban todo el día, hasta el último rayo de luz. Eran organizados y financiados por magistrados, cónsules y ediles para conseguir el voto del pueblo, o por los emperadores para granjearse su favor.

Para inaugurar el Coliseo, el emperador Tito decretó 100 días de juegos y en las carreras de cuadrigas había “facciones”, sociedades formadas por seguidores, que suministraban caballos, cuadrigas y otros materiales a su facción. Cada facción adoptaba un color; blanco, azul, verde o rojo y los hinchas de cada facción se mataban a palos en las gradas por defender sus colores. En Constantinopla llegó a haber 3000 muertos tras uno de estos enfrentamientos.

A finales del Imperio, cuando más decadente estaba y podrido por dentro, mientras se empezaba a derrumbar por sus fronteras, más juegos se celebraban, hasta desembocar en la terrible crisis del siglo III. Pero pese a todo siguió habiendo juegos y circo. Dos mil años después llama la atención lo poco que cambían ciertas cosas.

P.D. Cita para la historía; “El fútbol es como el ajedrez, pero sin dados” Lukas Podolsky, delantero de la selección alemana de futbol durante la Eurocopa del 2008.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *