Made in China, ¿el fin de las guitarras coreanas?

]]>

La historia de las guitarras occidentales fabricadas en Asia comienza cuando Gibson decide trasladar Epiphone a Japón en los años 70 para producir una línea de instrumentos baratos.

En los 70 Japón era un país que ya despuntaba, donde se podía producir casi cualquier cosa con calidad a costes competitivos. La idea no era abrir una factoría en el país nipón, sino contratar la producción a algún fabricante ya existente.

Muchas fábricas japonesas funcionan así; no tienen una marca comercial propia salvo el nombre de la factoría, producen para terceros y un día pueden estar fabricando guitarras y al día siguiente sillones. Los empleados forman un entorno familiar muy cohesionado mientras que la dirección busca los contratos que le resulten más rentables, si en un momento dado son guitarras, fabrican guitarras. Un ejemplo es la factoría de Terada; manufactura Gretsch, D’aquisto y varias veces ha estado a punto de pasarse a los muebles de salón.

…el traslado de Epiphone marcó una nueva tendencia…El movimiento que realizó Gibson terminó por marcar una nueva tendencia, en la que muchos fabricantes de instrumentos musicales trasladaron su producción de esta forma, o parte de ella, a países asiáticos.

Para los años 80, la economía japonesa estaba plenamente consolidada, las condiciones laborales habían mejorado y en lo que a guitarras se refiere, surgieron dos pegas. Uno, que los costes se habían incrementado ligeramente respecto a otros países orientales y dos, que la calidad de sus productos superaba al de los productos occidentales provocando un problema de “exportaciones paralelas”.

Esto le sucedió a Fender. Decidió producir varios de sus modelos en Japón, entre otros la re-edición de la Telecaster 52 y se encontró con que los japoneses fabricaban mejor y más barato, poniendo en peligro el propio mercado americano y el europeo, que podrían verse inundados de guitarras japonesas. En un primer momento Fender USA pidió a Fender Japan que pisasen el freno y apuntasen a menores costes de producción reduciendo la calidad. La idea no caló en la cultura japonesa y se vio obligada a re-inventar la marca Squier, dedicando la producción de Fender Japan solo para el consumo interno de dicho país.

Epiphone Qingdao

En aquella época Corea del sur era una economía emergente, parte de los llamados “4 dragones asiáticos” junto a Singapur, Taiwan y Hong Kong. En estos 4 países se daban unas condiciones comunes que los convertían en destinos atractivos para trasladar la producción de muchas compañías occidentales, en especial las condiciones laborales con bajos salarios, jornadas de trabajo superiores a las 48 horas semanales, escasas vacaciones y pocos beneficios sociales.

Las marcas que ya estaban en Japón, como Gibson y Fender, buscaron nuevos fabricantes en Corea y esta fue la tónica seguida durante los 80 por numerosas otras marcas occidentales o incluso japonesas, como fue el caso de Ibanez. Un buen ejemplo es Samick, fabricante coreano que se llevó gran parte de los contratos de Epiphone, Gibson, Washburn y Hohner entre otros.

El producto resultante eran líneas de calidad baja o media, uno podía irse a una tienda a probar guitarras coreanas y encontrar alguna buena entre otras tantas malas de su mismo modelo.

Los años produciendo otorgan una experiencia que tiene su peso. En la década del 2000, de Corea salían unas guitarras con calidad/precio más que aceptable. Fue el caso de Dearmond, de Michael Kelly en el mundo de las mandolinas o de las últimas Gretsch Electromatic que han hecho furor.

En la actualidad con Corea está sucediendo lo mismo que con Japón en los años 80, demasiada calidad para ser guitarras baratas y su economía está consolidada, a la vez que han surgido otros países ofreciendo costes de producción más atractivos, en particular dos; China e Indonesia, lo cual está provocando una nueva hégira en la que muchas marcas que tenían contratos en Corea, hoy se los han buscado en estos dos países pero sobre todo en China.

Marcas que se han trasladado a China

La lista de guitarras que se están fabricando en China ahora mismo es interminable aunque no se conocen a ciencia cierta todos los casos porque obviamente no se han anunciado a bombo y plantillo. Más bien, lo que ha pasado es que de repente han bajado los precios de muchas marcas, Epiphone más baratas, Squier más baratas… Algunos casos por orden alfabético;

  • Burns London; la gama club, las Cobra y Nu-sonic son chinas.
  • Burny
  • Cort
  • Edwards; los cuerpos de Edwards se están fabricando en China aunque el producto final se sigue ensamblando en Japón.
  • Epiphone se fabrica en Qingdao. En el 2008 suspendió su serie “Elitist” que era japonesa.
  • Gretsch; las electromatic Corvette y Jet.
  • Hagstrom; Hagstrom era un reputado fabricante sueco, la factoria original cerró en 1983. En el año 2004 Tricor AB compró las patentes y la marca y abrió una fábrica en China resucitando los viejos modelos aunque con variaciones.
  • Ibanez; parte de la antigua gama coreana de Ibanez ahora es china.
  • Hofner mantiene una gama alta en Alemania pero toda su gama baja es China.
  • Marshall; la gama baja procede de Vietnam.
  • Parker tiene una gama fabricada en Illinois, una custom shop fabricada por Washburn y una gama baja que se fabricaba en la factoría china de Cort pero que luego se traslado a la factoría Nova, también en China.
  • Peavey; la gama baja
  • Silvertone; la marca fue comprada por un fabricante chino que no tiene nada que ver con el mítico fabricante original estadounidense.
  • Squier
  • Tokai; toda la antigua gama coreana de Tokai y todas sus acústicas. La gama alta sigue siendo japonesa.
  • Vox fue comprada por Steinberg y movió toda su producción de Inglaterra a China, con los míticos AC-30 a la cabeza.
  • Warwick; la línea rockbass es china.
  • Washburn; Se fabrica en China e Indonesia.

* Si conoces más casos, deja tu opinión en los comentarios

Algunas realidades incómodas de la fabricación en China

El “made in China” no implica automáticamente que una guitarra o amplificador sean malos. Seguro que en China existen luthieres capaces de producir instrumentos con calidad y respecto a los amplificadores, China lleva años aprovechando la demanda de equipos a válvulas que realiza el mercado Hi-Fi Hi-End occidental.

El producto resultante depende sobre todo del objetivo que marque la compañía matriz, si busca calidad o bajo coste. Si quiere calidad y una factoría no se la ofrece ya se encargará de contratar a otra que se la dé. Sin embargo, la tónica general con las guitarras chinas es el bajo coste y la baja calidad, por lo que hay que andar con mucho cuidado al decantarse por una de ellas. La mayoría de las marcas se han ido a China para que les fabriquen guitarras por 50$ y luego poder vendarlas por 300$-400$ en occidente.

Por otra parte, desde el punto de vista económico, China es un país considerado responsable de practicas como el llamado “dumping social”. Todos hemos oido alguna vez esa historia de que las zapatillas Nike las producían niños semi-esclavizados en fábricas. El “dumping social” consiste en machacar a la mano de obra, ya sean niños, jóvenes o ancianos con largas jornadas laborales, bajos salarios y pésimas condiciones de trabajo. Y cuidado, el arriba firmante no está aseverando que en las fábricas de guitarras chinas se realice tal práctica, incluso dudo que factorias fundadas por empresas como Epiphone lo hagan, aunque tampoco puedo asegurar lo contrario.

No hace falta ponerse cínicos no queriendo ver las aduanas de sitios como el levante español, saturadas con productos textiles chinos a precios con los que es imposible que ninguna empresa local pueda competir. Muchas economías programadas han basado su producción en la exportación a precios extremadamente competitivos gracias al “dumping social” mientras que los países con rentas per capita medias más altas se ha buscado el consumo interno.

…cuando ves una guitarra por 300$ de caoba, esa caoba procede de talas incontroladas…Otra realidad incómoda es que cuando ves una guitarra por 300$ cuya madera está especificada como “caoba”, esa caoba procede de la tala incontrolada de algún bosque sudamericano, africano o selva tropical, simplemente porque el metro cúbico de tal madera colocada en un país occidental, vale poco menos que ese precio. Desde las miras “políticamente correctas” actuales, se tiende a culpar a occidente de tales prácticas pero resulta que todos los países occidentales tienen legislaciones muy severas restringiendo la importación de maderas tanto exóticas como de origen ilegal. En concreto la Unión Europea tiene una legislación harmonizada al respecto que se aplica por igual en todos los países miembros.

Si que es cierto que, probablemente por desconocimiento en las aduanas, se dejen entrar este tipo de guitarras. Al desconocimiento se le puede sumar la deslocalización de la producción. Hoy en día una guitarra puede fabricarse en China, realizarse su montaje en Japón, ser enviada a Canada y desde Canada entrar en Europa. Esto pasa por ejemplo con Edwards. En otra tesitura, en eso mismo se está convirtiendo el modelo de producción inglés con sus amplificadores a la cabeza, Vox, Marshall, Black Hearts… En el caso de Marshall, su gama baja actualmente procede de Vietnam y en UK solo se realiza una inspección de calidad, para ver que todo está en su sitio y funciona.

Epiphone hace igual; se fabrica en China y cuando entra en USA se inspecciona. En cierta ocasión un ex-empleado de Epiphone comentó que solo se realizaban inspecciones porque de no hacerlo, el modelo de negocio sería inviable. Las devoluciones por parte de los clientes supondrían tal coste que no podrían seguir vendiendo al mismo nivel de precios bajos. Si el coste de las devoluciones fuese asumible, no inspeccionarían.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *