Operación salvemos la burbuja

]]>

Esta es una operación que comenzó tiempo atrás, antes de las elecciones de Marzo del 2008.

En la campaña electoral de aquellos comicios, los candidatos de los dos partidos que optaban a ganar, tanto el uno como el otro, prometían tomar medidas para reactivar el sector de la construcción, que comenzaba ya a dar muestras de su declive.

Anteriormente, en el 2007 se había acometido una pre-fase al subvencionar con 210 euros al mes los alquileres a los jóvenes de 22 a 30 años que ganasen menos de 22.000 euros brutos al año.

Esta subvención se vistió de medida social y fue ampliamente aplaudida pero cualquier economista se daba cuenta de que subvencionar un mercado en burbuja, implica encarecer ese mercado por al menos el importe de la subvención, es decir, acababan de encarecer los alquileres en al menos 210€, que saldrían del erario público. Encarecer los alquileres supone hacerlos menos atractivos y por tanto reconducir la demanda a su cauce, a la compra de viviendas, contribuyendo a sostener por más tiempo la burbuja.

Y efectivamente, en Agosto del 2008, el INE nos informaba de que los alquileres se habían encarecido un 4,2% respecto al año anterior. Por supuesto, la causa fue una suma de factores, aunque la subvención no dejaba de ser un clavo más en el ataúd.

1ª fase – operación salvemos la burbuja

God save the bubble

La primera medida tras la re-elección del gobierno vigente no se hizo esperar; en una extraña maniobra, se llegaba a un acuerdo con bancos, notarios y registradores, por el cual se permitía a los hipotecados ampliar los plazos de sus préstamos “sin coste alguno”.

Uno de los principales requisitos para que una burbuja se mantenga inflada es que exista un sistema financiero respaldándola. Si el grifo de la financiación se cierra, sobreviene el temido estallido.

Por suerte, esta medida exigía acuerdo entre las partes implicadas; hipotecado y banco. El banco podía negarse a tal ampliación o a exigir más avales y garantías para llevarla a cabo, amén del correspondiente incremento de intereses que conllevaría la operación. De lo contrario, hubieran empezado a proliferar las hipotecas a 50 años y si hay acuerdo y la ley lo permite, ¿por qué no a 60, 70…100 años?

Tampoco quedaba claro quién asumía los costes de la ampliación; todos los gastos bancarios, notariales y registrales que surgen. La lógica apunta irían con cargo al erario público, al bolsillo de todos, tanto de hipotecados como no.

2ª fase – operación salvemos la burbuja

A mediados de Agosto, el gobierno promete destinar 10.000 millones para VPO ante el “frenazo y estancamiento de la economía”, a saber, 5.000 millones de euros en créditos ICO para facilitar cada ejercicio el acceso de las familias a vivienda de protección oficial, 2.000 millones de euros en créditos ICO al año para ayudas a las pequeñas y medianas empresas, pymes, y otros 3.000 euros anuales en avales del Ministerio de Economía y Hacienda. Como esta fase abarca dos ejercicios estaríamos hablando de 20.000 millones de euros en dos años. ¿Qué significa esto?

Primero, qué a través del Instituto de Crédito Oficial, o lo que es lo mismo, con fondos públicos, se va a financiar la compra de VPOS. Cual parche de fontanero para “que no se cierre el grifo”, nos guste o no la burbuja, tengamos hipoteca o no, estamos todos condenados a financiarla con fondos sacados de nuestros bolsillos. Por cierto, que alguien avise a este señor, que parece que no se ha enterado que ahora hay una línea de crédito ICO dispuesta a financiar su VPO.

No se vende, Forges

Segundo, significa que otros 5.000 millones de fondos públicos van en créditos ICO y avales a pymes, supongo relacionadas con el sector de la construcción para que puedan seguir construyendo. Como no hay viviendas suficientes ya construidas y como no se ven carteles colgados de “se vende” en ninguna ventana, necesitamos seguir enladrillando y alicatando la península ibérica, a ver si por fin la dejamos como la isla de Malta, en la que no queda un solo palmo sin construir.

Según los datos recogidos por los profesores Bielsa Callau y Duarte Pac, del Departamento de Análisis Económico de la Universidad de Zaragoza y publicados en “Información Comercial Española” (ICE), publicación oficial por cierto, en España se han construido 3,5 millones de viviendas entre el 2001 y el 2008, de las cuales en el 2008, 900.000 están vacías y 1,8 millones se consideran “segunda vivienda”. Las 900.000 estarían vacías porque son usadas para especular con ellas y parte de los 1,8 millones de segundas viviendas podrían salir al mercado a causa de la crisis.

También puede que de momento la intención no sea seguir construyendo, sino comprar las viviendas que no se venden para transformarlas en VPOS y entonces por arte de magia y del ICO, si se venderán.

En Mayo del 2008, uno de los peones del gobierno hacía un movimiento que dejaba entrever las intenciones de la jugada; el presidente de Castilla La Mancha anunciaba un plan para comprar las viviendas que no había podido vender “el pocero” en Seseña, multimillonario constructor de la faraónica urbanización. Ni que decir que el plan se llevaría a cabo con fondos públicos extraídos de los bolsillos de los ciudadanos, condenados por decreto a sostener la burbuja, les guste o no, salvando así las horas bajas de los pobres y desamparados multimillonarios del sector, algunos por qué no decirlo, entrañables y variopintos como el caso de este “el pocero”, enjuago aquí mi pañuelo.

3ª fase – operación salvemos la burbuja

En Septiembre del 2008 el gobierno anuncia una campaña de marketing, que de nuevo pagamos todos, para anunciar que “los pisos no van a bajar más de precio” y que por tanto, no tiene ningún sentido demorar la decisión de comprar. ¿Noticias frescas o intento de lavado de cerebro? ¿Una amenaza tal vez?.

En efecto, un factor determinante para que un valor caiga, son las expectativas del público y si el público espera que los precios caigan, caerán porque nadie comprará. Lo mismo pasa con los valores de bolsa.

ante el vicio de construir, la virtud de no comprar

A este respecto en USA, que lleva un año sufriendo la llamada “crisis subprime” tras estallar su propia burbuja, corrió un dicho que tienen ellos; “nunca intentes coger un cuchillo que cae porque te cortarás los dedos”. Lo que quieren decir, al puro estilo Jim Bowie, es que si te metes en una hipoteca cuando los precios están bajando, tarde o temprano vas a tener entre manos una propiedad que no cubre el valor de la hipóteca y entonces aun vendiendo, si es que puedes vender, no vas a poder pagar todo lo que debes.

Muchos lugareños que no hicieron caso a su refranero popular, han acabado viviendo en tiendas de campaña a las afueras de grandes ciudades como Detroit, Los Angeles, Miami o Seattle, fenómeno este el de las “tent cities” – “ciudades de tiendas de campaña” que ha proliferado a lo largo y ancho del país.

Si llegados a un punto no puedes hacer frente a la hipoteca, el banco no ejecuta la propiedad y se queda satisfecho sin más. Si la propiedad no cubre el valor de esa hipoteca, sigues teniendo una deuda con el banco por ese importe no cubierto.

4ª fase – operación salvemos la burbuja

En Noviembre del 2008 se anuncian nuevas medidas para parchear la burbuja;

Primero, se anuncia una moratoria temporal de dos años para el pago del 50% de las cuotas hipotecarias. Si no puede usted pagar ahora, pague después pero que la rueda siga girando.

…si no puede pagar ahora, pague después…Este apaño, vestido de medida social, tiene una casuística rebuscada; estaría vigente desde enero de 2009 a diciembre de 2010 y los “beneficiarios” son aquellos que pierdan su puesto de trabajo antes de enero de 2010, los autónomos inactivos y los pensionistas de viudedad con cargas familiares.

Estos, podrían dejar de pagar la mitad de su hipoteca, con un máximo de 500 euros por mes, a partir de 2009 y sólo en aquellos préstamos que no superen los 170.000 euros y que estén suscrito antes del 1 de enero de 2008. El Estado garantizará, a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO), el pago de la otra mitad de la cuota. Las cantidades aplazadas se compensarán a partir de enero de 2011 con un prorrateo máximo de diez años.

Viene a ser algo así como un aval por parte del estado de hipotecas “subprime”. No se prevee que sucederá tras la moratoria ¿quien dice que el que no pueda pagar ahora pueda pagar dentro de dos años? Tampoco se habla del gran beneficiario; el banco que en ningún momento deja de cobrar porque tiene los avales del ICO.

En segundo lugar, la devolución fiscal que reciben quienes pagan una hipoteca cuando hacen la declaración de la Renta, se traslada a las retenciones mensuales de sus nóminas. Según el gobierno, de esta forma las retenciones se reducirían hasta en dos puntos aunque desde otro punto de vista es menos dinero contante y sonante mes a mes para estimular el consumo.

…¿no tiene hipoteca? pues firme una pre-hipoteca!…Tercero, se amplia el plazo de las cuentas viviendas, sometidas a beneficios fiscales, hasta cuatro años. ¿Y porque no? Si la hipoteca se alarga ¿porque no alargar la cuenta vivienda? Las “cuentas vivienda” son como una especie de pre-hipoteca. ¿No esta usted hipotecado? Pues vaya preparándose para la que se le viene encima y haga una cuenta vivienda.

La pre-hipoteca es el gran chollo para los bancos; dan intereses bajos, no hay riesgos, no hay propiedades hipotecadas en proceso de devaluación, no hay avales, ni notarias, ni costosos procesos judiciales en caso de impagos. El banco se queda con el dinero antes de que exista si quiera hipoteca.

5ª fase de la operación; A ver con que nos sorprenden… ante el vicio de construir, la virtud de no comprar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *