Retrato de la crisis 2008-2018

]]>

La crisis que se inició en el 2008 no se dejó notar en España hasta casi finales del año.

En el verano, el país había sufrido su particular desastre, que algunos intentaron achacar a la crisis internacional pero que era de índole diferente e inherente a las características propias del país.

En concreto, la especulación con futuros en los corros internacionales había elevado el precio del petróleo a máximos históricos y un país completamente dependiente de tal recurso, se veía al borde del colapso.

La crisis que llegó después era de índole diferente. Era una crisis relacionada con el final de un ciclo de sobre-explotación inmobiliaria, agrabada por una crisis internacional.

La intención de esta sección es retratar los acontecimientos y estas son sus pinceladas;

Activos tóxicos. Por tóxicos, se entienden aquellos prestamos que los bancos han concedido a clientes que luego no los pueden devolver; dícese de familias endeudadas con créditos para comprar viviendas sobre-valoradas por la burbuja o constructoras endeudadas para proyectos de dudosa rentabilidad al perder el amparo de la susodicha burbuja.

La primera burbuja en estallar fue la estadounidense un año antes en el 2007, durante lo que se llamó “crisis subprime” y allí surgieron los primeros activos tóxicos que hicieron quebrar a grandes financieras como Lehman Brothers en el 2008, otrora icono del capital riesgo. Muchas de estas entidades estaban participadas por bancos europeos, lo cual contribuyó a extender la crisis por el viejo continente.

En este aspecto, la banca española sorprendía a la opinión internacional al demostrar su fortaleza capeando el temporal sin apenas necesidad de acudir a las ayudas gubernamentales.

La burbuja se desinfla. Sin embargo, la burbuja inmobiliaria española empezaba a dar síntomas de estar exhausta, herida mortal de necesidad en una economía de ciencia ficción basada en la sobrevaloración del ladrillo y el turismo.

Las fuentes más conservadoras apuntaban a que los pisos estaban sobrevalorados en un 30% pero los medios internacionales clamaban una sobrevaloración de tres veces su valor real. Sea como fuere, el coste de las hipotecas estaba más alto que nunca y muchos clientes potenciales o antiguos especuladores dejan de comprar esperando bajadas de precios o por mera imposibilidad de acceder a un crédito. La primera gran constructora en caer fue Martin-Fadesa en el verano del 2008.

crisis 208-2018

Los pisos “ya han bajado!” En Julio del 2009 la venta de pisos había caído un 20%, en zonas periféricas, donde más inflado estaba su valor. Por el contrario, la gente que buscaba piso en las grandes urbes o limítrofes razonables se encontraban con la situación de que la supuesta bajada o era ridícula o simplemente inexistente. Supuestamente los pisos “ya han bajado!” pero seguían sin tener acceso a la vivienda.

A finales del mismo mes, el entonces presidente del Banco Popular Jacobo González-Robatto, declaraba que los bancos no tenían la más mínima intención de sacar a la baja los pisos que estaban obteniendo a través de la ejecución de hipotecas impagadas, que tenían margen suficiente como para aguantar el tirón hasta que volvieran a subir. Según sus declaraciones, los bajos tipos de interés del BCE, que habían estado rondando el 1-2%, hacían que el precio del dinero estuviese muy bajo y permitía afrontar los costes de mantenimiento de esos pisos, comunidad, seguro, impuestos, sin dificultad. Por lo tanto, la hipotética bajada de pisos en España quedaba a expensas de que el BCE volviese a subir los tipos.

Los bancos cierran el grifo del crédito fácil. Prácticamente hasta el 2004, cualquiera podía obtener un crédito para comprar una casa. Se oía hablar de créditos concedidos por el 100% del valor de las propiedades hipotecadas y de plazos de devolución de 50-60 años. La gente ingenuamente se preguntaba ¿y por qué no?.

En el 2004 el Banco Central Europeo inició un proceso de subida de los tipos de interés para contener la inflación galopante que sufría la zona euro, proceso que culminaría el 3 de Julio del 2008 con los tipos al 4,25% y el Euribor alcanzando casi su máximo histórico, 5,335%, poniendo contra las cuerdas a muchos hipotecados de crédito fácil que veían como no podían hacer frente a sus cuotas mensuales.

Las hipotecas ahora eran más caras que nunca pero los bancos, que ven las barbas de sus vecinos americanos cortar y huelen la extenuación de la burbuja, cierran el grifo y dejan de conceder préstamos tan alegremente.

Bancos zombi. Algunos bancos endurecen tanto las condiciones de crédito que en Estados Unidos se empieza a hablar de “bancos zombi”, es decir, bancos que no prestan el dinero que tienen y solo lo usan para sus propios negocios. En la península ibérica, el Banco Central de España no reconoce abiertamente ninguno de estos casos pero admite que los bancos locales han endurecido las condiciones para conceder préstamos más que nunca. En Francia el pintoresco presidente Sarkozy amenaza con nacionalizar a los bancos que no presten dinero.

La demanda se retrotrae. La falta de crédito, los malos augurios y las expectativas de que los precios caigan, provocó que el consumo descendiera y los depósitos a la vista subieran. En tiempos de crisis la propensión al ahorro es mayor.

El fantasma de la deflación La ley básica de la oferta y la demanda indica que si la demanda cae, los precios caen. Al público se le vende constantemente una película de miedo donde la deflación o bajada de precios es aun peor para la economía que la inflación continúa y perpetúa.

Y efectivamente, una deflación en una economía sana podría ser fatal. A grandes rasgos, las empresas se ven obligadas a bajar los precios para poder vender su producción hasta llegar al punto en el que no cubren costes y quiebran. Por su parte, los consumidores dejarían de comprar porque esperarían precios más baratos en un futuro cercano. Esto provocaría un círculo vicioso hasta desmoronar la economía.

¿Pero qué sucede cuando los precios de un país están basados en la inflación artificial desde los inicios del “robondeo” al entrar en el Euro, sueldos que no suben y dependiente del sector turismo? ¿A partir de qué punto se puede empezar a hablar de “deflación real”?

El Euribor baja pero las hipotecas no, ó al menos no tanto como deberían. En Septiembre del 2008, el BCE intuye que la crisis que se le viene encima es un problema más acuciante que la inflación y cambia su política monetaria. Primero congela los tipos y luego comienza a bajarlos. Con la bajada pretende estimular el crédito y la actividad económica. Desde Septiembre del 2008, el Euribor comienza a caer a marchas forzadas a medida que los tipos caen. Muchos hipotecados asfixiados creen poder respirar pero se encuentran con la desagradable de que han firmado clausulas de techo y suelo en sus hipotecas. Estas clausulas estipulan que si el Euribor cae por debajo de un mínimo, se aplicará un tipo de interés fijo de mayor cuantía. Así, en Julio del 2009, con el Euribor al 1,426%, muchos hipotecados se encuentran con que tendrán que renegociar sus hipotecas al 2% o al 3%. La banca nunca pierde.

crisis 208-2018

El PIB cae. Que caiga un sector económico implica que caiga toda la empresa subsidiaria que lo rodea, como si fuera un castillo de naipes. A principios del 2009 la prensa se hacía eco de noticias tan costumbristas como que la venta de electrodomésticos había caído al no venderse tantos pisos como antaño.

No obstante, no solo se paró la construcción. Si no hay consumo gran parte de la actividad económica se ralentiza. Otro de los sectores afectados es el sector de la automoción y por tanto, parte de su industria subsidiaría, que incluye a sectores tan importantes como la industria siderúrgica.

Planes de rescate; privatizar los beneficios, socializar las perdidas. Los gobiernos, empezando por el estadounidense, al ver como sus principales industrias e instituciones financieras corrían el peligro de caer en manos extranjeras, se aprestaban a destinar fondos públicos para inyectar liquidez a las empresas afectadas.

Después, sus ciudadanos asistían indignados al dantesco espectáculo de ver como ese dinero público se dedicaba a lujosas celebraciones, subir sueldos de los altos directivos o a convertirse en instituciones zombies. Asistían a un proceso por el cual se socializaban las perdidas con fondos públicos mientras que los beneficios seguían siendo privados.

En el verano del 2009, muchos trabajadores que se fueron de vacaciones, volvieron a sus casas para encontrarse con que habían perdido su trabajo. El 29 de Julio Nissan eliminaba a 700 de una tacada y algunos empleados que acudían a su puesto de trabajo por la mañana, se encontraban con que sus tarjetas para fichar no pasaban, que habían sido despedidos y no podían entrar en las instalaciones ni a recoger sus pertenencias.

En España se habrían varias líneas ICO, de crédito oficial, para ayudar a las empresas pero nunca llegarían hasta ellas, ya que eran líneas gestionadas por bancos privados que seguían manteniendo sus grifos cerrados aun con los avales del ICO.

ERES y paro masivo. Hablando en plata “todos a la puta calle”. La consecuencia más directa de la ralentización económica es el paro y muchas grandes empresas, aprovechando los malos augurios, presentaban expedientes de regulación de empleo masivos, que gobierno y sindicatos firmaban sin presentar la más mínima oposición.

A las grandes empresas se sumaban el cierre de multitud de pequeñas empresas y autónomos, que en España reciben el mismo tratamiento fiscal que una multinacional. El autónomo se convierte en una auténtica especie en extinción. De Junio del 2008 a Junio del 2009 se dan de baja 173.000 autónomos, a un ritmo 6 veces mayor que en el resto de la Unión Europea con una media de casi 15.000 por mes.

La cifra real del paro en España es todo un “expediente X” ya que no hay forma de conocerla con exactitud. Hay una cifra oficial, constantemente maquillada, que en Junio del 2009 era de 3,5 millones de parados.

A esta cifra habría que sumar a varios colectivos que no trabajan pero no se consideran parados oficiales.

  • Desde Febrero del 2008 no se considera parados a los parados que estén realizando un curso de formación.
  • No se considera parados a los demandantes de empleo con disposición limitada, esto es, parados que demandan puestos para trabajar desde casa o en otra comunidad distinta a la que residen. Si vives en Valencia y pides trabajo en Madrid, ya no eres un parado.
  • No se considera parados a los demandantes de empleo “no ocupados”, es decir, gente que busca un empleo a media jornada, inferior a tres meses, estudiantes menores de 25 años o que demandan su primer empleo. Si en España estás demandando tu primer empleo no eres un parado.
  • No se considera parados a los demandantes de empleo “ocupados”, es decir, a aquellos afectados por un ERE temporal, trabajadores con fijos discontinuos o los eventuales agrarios subsidiados.

La suma de todos estos colectivos se estima en 1,5 millones de parados no oficiales, colocando la cifra real de paro estimada por muchos expertos en 5 millones de personas y provocando situaciones esperpénticas como la cacareada bajada de paro de Junio del 2009; el paro bajó en 55.250 personas pero la cifra de demandantes de empleo se incrementó en 56.072 ¿tomadura de pelo?.

También podríamos incluir la cifra de “sin papeles” y residentes comunitarios no empadronados en ningún sitio, que es imposible de discernir ¿un millón más, dos millones?.

Las estadísticas que elabora la Unión Europea a través del Eurostat si que los discierne; si en Europa hay 20 millones de parados y 4 están en España, resulta que 1 de cada 5 parados europeos reside en España. El Euroíndice Laboral (EIL) IESE-Adecco augura que 1 de cada 2 nuevos parados residirá en España. Hasta Abril del 2009 se estaban destruyendo 8.600 puestos de trabajo al día.

Parados que dejan de cobrar las prestaciones por desempleo. Consecuencia del incremento del paro es que el estado tiene que hacer frente a más pagos por prestaciones por desempleo pero a muchos de los parados se les ha terminado ya la prestación, encontrándose sin trabajo y sin ingresos mensuales. A veces con una hipoteca millonaria encima. En Abril del 2009, había un millón de familias en la que ninguno de sus miembros trabajaba.

crisis 208-2018

Trabajadores gratis. Este es un fenómeno que todavía no se ha extendido en España pero habitual en USA. En una situación de paro generalizada, la mano de obra se abarata pero aun más trágico es tener que trabajar gratis. En Estados Unidos es una práctica a la que recurren parados de cuello blanco para poder mantener sus curriculums actualizados y maquillados para que no haya saltos en el tiempo.

Nadie aviso. Poco importa que haya miles de webs como esta, dedicadas a hablar de los peligros de la burbuja, en la que se lleva advirtiendo de la crisis desde hace años o incluso poniéndole fechas. Tampoco cuentan los medios internacionales como el “Finantial Times” o el “The Guardian” donde los más reputados especialistas en burbujas diagnosticaron la española desde el 2004. Ellos también tienen lo suyo – cierto – lo cual no quita para que sus previsiones fueran acertadas.

Los que se supone que tenían que avisar eran los ministros y los grandes financieros pero los políticos tienen que ganar las elecciones y los financieros con opiniones de peso nunca avisan, a riesgo de perjudicar sus propios negocios al decir que la situación es mala o porque precisamente se dedican a “vender cuando los precios suben y a comprar cuando los precios caen”. Evidentemente para tal práctica necesitan información privilegiada que no sea del dominio público.

Pasividad e inutilidad del gobierno de turno, incapaz de poner en marcha un plan de acción efectivo para revertir la recesión, manteniendo su política de negar la mayor. Según las tesis del gobierno de turno, España pasó de no haber entrado en crisis en el 2008, llegando a prohibir a su gabinete hablar de tal circunstancia, a presentar “brotes verdes” a mediados del 2009 y a estar “ya saliendo” de una crisis en la que nunca había entrado.

El término “brotes verdes” fue empleado por primera vez por la administración norteamericana y su copia resultaba patética pero se llegaba a rozar el catetismo extremo cuando el gobierno amparaba una nueva acción inútil justificando que “Obama ya había” hecho algo similar en su país.

Nueva generación ni-ni. Antes fue la generación “jasp”, jóvenes aunque sobradamente preparados, hoy convertidos en parados y mileuristas y ahora toca la generación “ni-ni”, “ni estudio ni trabajo” porque ninguna de las dos cosas me llevará a ningún sitio. Si un individuo que tiene una carrera, dos masters y habla tres idiomas está en paro, o no consigue más que trabajos basura que no le permiten acceder a una vivienda para poder independizarse, sigue viviendo en casa de sus padres con 50 años… ¿que expectativas puede tener cualquier joven al que se le vienen encima condiciones económicas incluso peores que a la generación anterior?. 13/07/2009.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *