Acogeos al código!

]]>

Cada vez que oigo esa frase en ciertas películas de piratas me pongo nervioso; ¿de que código están hablando? ¿y que dice en el famoso código? ¿existió? He de señalar que soy aficionado al género y que siempre me han gustado los piratas, en especial los de aspecto clásico; pata de palo, garfio, parche en el ojo, loro en el hombro… así que me puse a indagar al respecto y efectivamente, no solo existió un código en la época dorada de la piratería, sino que existieron 4 que todo pirata debía firmar con su letra o con su marca y que les confería derecho a voto y a parte del botín. A saber; el código de Bartholomew Roberts, el de John Phillips, el de Edward Low y el de Henry Morgan. Al que se hace referencia continuamente es al primero, también conocido como código de Brethren de 1720, redactado por Bartholomew Roberts, famoso pirata de la época. Esto es lo que dice;

I. Todo hombre tiene voto en los asuntos del momento, tiene igual derecho a provisiones frescas o licores fuertes en cualquier instante tras su confiscación y pueden hacer uso de ellos a placer, excepto que la escasez haga necesario, por el bien de todos, su racionamiento.

II. Todo hombre será llamado equitativamente por turnos, según la lista, al reparto del botín (sobre y por encima su propia participación), se le permitirá cambiarse de ropa para la ocasión pero, si alguno defrauda a la compañía por valor de un dólar de plata, joyas o dinero, será abandonado a su suerte en el mar como castigo. Si el robo fuese entre miembros de la tripulación, esta se contentará con cortar las orejas y la nariz al culpable y lo desembarcará en tierra, no en lugar deshabitado pero si en algún sitio donde se de por sentado que encontrará adversidades.

III. Nadie jugará a las cartas o dados por dinero.

IV. Las luces y velas se apagarán a las 8 de la noche; si después de esa hora algún miembro de la tripulación se inclina a seguir bebiendo, puede hacerlo sobre cubierta.

Bartholomew Roberts

V. Mantener sus armas, pistolas y sables limpios y listos para el servicio.

VI. No se permiten niños ni mujeres. Si cualquier hombre fuera encontrado seduciendo a cualquiera del sexo opuesto, y la llevase al mar, disfrazada, sufrirá la muerte.

VII. En batalla la deserción del barco o sus camarotes será castigada con la muerte o al abandono a su suerte en el mar.

VIII. No se permiten las peleas a bordo pero las disputas de cualquier hombre se resolverán en tierra, a espada y pistolas.

IX. Ningún hombre hablará de dejar su modo de vida hasta que haya aportado 1000 libras. Si para conseguirlo, perdiera una extremidad o quedara impedido para el servicio, se le darán 800 dólares extraídos del inventario común y por heridas menores, en proporción a su gravedad.

X. El capitán y su segundo recibirán dos partes del botín; el maestre, contramaestre y cañonero una parte y media y el resto de los oficiales una parte y un cuarto.

XI. Los músicos tendrán descanso el Sábado pero los otros 6 días y noches, ninguno a no ser por concesión extraordinaria.

Piratas pero honrados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *