El estado de la industria musical. Finales del 2007

]]>

Hace dos semanas promusicae.org publicaba los datos de ventas de música del primer semestre del 2007. La novedad este año ha sido el retraso en su publicación, tras casi 4 meses desde Julio y que han suprimido el detalle del informe público. Antes se podía ver un desglose de las ventas en unidades de cds, dvds, vinilos, etc… y un total en euros del mercado discografico. Ahora solo aparecen 3 cifras totales en euros y su suma;

  • total audio en millones € PVP 105,555
  • total video en millones € PVP 8,608
  • total digital en millones € PVP 13,56 (mp3 y politonos)
  • total en millones € PVP 114,16

El resultado es que es casi imposible poder comparar las cifras respecto a las del año anterior. La única que se puede comparar es el total y podríamos estimar a ojo de buen cubero que el año cerrará con al menos el doble de esta cifra sin tener en cuenta el efecto navidad. Es decir, que si nos ponemos a la tremenda el año 2007 cerraría con 114,16 x 2 = 228,32 millones de euros como mínimo. El 2006 cerró con 345,82 millones de euros luego nuestra estimación de andar por casa aventura una caída del 44% en ventas expresadas en euros para el 2007 respecto al 2006.

Esta estimación, seguro que será algo menos grave, no hace sino confirmar el varapalo que este año está sufriendo la industria musical a nivel global ya que estas cifras vienen avaladas por los datos que se reciben de otros mercados como el de USA, que baraja entre un 14% y un 20% de caida.

En lo que a la industria del ocio respecta, la música y el cine se bajan gratis de cualquier sitio de Internet; torrents, mulas varias, blogs con links a rapidshare, megaupload y multiples servicios de almacenamiento online. No me voy a meter en las bondades o maldades de la nueva situación ni en sus causas pero si que quiero comentar algunos de sus efectos que comienzan a ser cuanto menos insólitos.

Efecto 1. Los artistas ya consagrados, por un lado, se están centrando en los conciertos en directo que se han convertido en un negocio muy rentable. Ya no nos asombra ver entradas a 50€ o 70€ para ver a macro-estrellas del tipo Bruce Springsteen o a los Rolling Stones. Al contrario, cada año suben un poco más el precio de las entradas. Como la industria discográfica actual no está lanzando nuevos artistas, las viejas glorias no tienen competencia que sea capaz de llenar estadios como por ejemplo las resurrecciones de Police o Led Zeppelín.

huevo

Por otro lado, estos mismos artistas han empezado a abandonar las industrias discográficas que les encumbraron y permitieron alcanzar su estatus actual porque está demostrado que no les hacen falta para nada. Es el caso de Madonna que ha plantado a su sello, Warner, para firmar un contrato millonario con una promotora de conciertos, Live Nation Inc. Los mentideros de Internet hablan de un contrato de 10 años por 120 millones de dolares en conciertos. Curiosamente el acuerdo incluye la grabación de 3 discos así que desde el punto de vista de la promotora es una especie de “crecimiento horizontal” en su línea de negocio o asalto al negocio que antes estaba en manos de los sellos. Aun así las cifras hablan por si solas sobre la rentabilidad de ambos mundos; el último disco de Madonna, “Confessions On A Dance Floor” vendió 1,6 millones de copias en USA, mientras que la gira le reportó ingresos de casi 200 millones de dólares. Más ejemplos; la gira de “A bigger band” de los Rolling les reportó 558 millones.

Otros artistas están abandonando sus sellos para buscar formas alternativas de distribución a través de Internet. Es el caso sonado de Radiohead, que ha puesto su nuevo trabajo a elegir entre descarga gratuita o pago de “la voluntad”. El mismo camino siguen Nine Inch Nails, aprovechando las desavenencias de su líder Trent Reznor con su sello Universal.

Otros grupos, no hace mucho habituales en las listas de ventas, resulta que están ahora sin contrato discográfico y siguen la estrategia de Radiohead tirándose el pegote de que ya no quieren tratos con ningún sello. Es el caso de Oasis, The Charlatans, Jamiroquai, Madness y se rumorea que The Cranberries.

Maniobras raras son las de Paul MacCartney, que fichó a principios del 2007 por un extraño sello formado por una cadena de cafeterías, Starbucks y los Eagles, que negociaron la venta exclusiva de su album “Long Road Out of Eden” con una cadena de supermercados, Walmart.

Efecto 2. Los artistas no consagrados lo siguen teniendo igual de difícil que siempre o más, ya que ningún sello les va a pagar la publicidad y sin esa publicidad los directos con buen caché son improbables. Hay que tener en cuenta que un grupo en directo es parecido a un circo en movimiento; hay que pagar los ensayos, mover equipos, escenarios, a veces contratar músicos adicionales, personal de backstage, seguridad y un larguísimo etc… Una excepción a la regla son las orquestas verbeneras pero eso es otro negocio.

Lo mismo pasa con las “distribuciones alternativas” por Internet; sin publicidad es improbable alcanzar grandes públicos, eso sin tener en cuenta que en Internet mandan las mulas. La gente va a seguir comprando lo que ven en la tele y en la radio hasta que youtube, myspace, itunes y similares se confirmen como puntos de referencia alternativos, de lo cual estan bastante lejos o al menos de competir con los medios tradicionales tv-radio.

Efecto 3. Las compañías de telecomunicaciones siguen haciendo su gran Agosto vendiendo banda ancha a costa de la industria del ocio porque esta claro que la banda ancha, salvo contadas excepciones, no sirve más que para descargar gigas y gigas.

Actualización 03-01-08; El dato oficial de USA para el 2007 es de un caida del 21% en las ventas de música. Especialmente siginificativa la caida en navidad del 2007, campaña en la que se vendieron 83,9 millones de albums frente a los 105,28 millones del 2006, es decir, 21,38 millones menos en el 2007. En España promusicae sigue sin facilitar datos como viene siendo habitual.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *