Fender Jazzmaster y Jaguar

]]>

La Jazzmaster fue concebida para ser la gama alta de las guitarras Fender, constituyendo un paso más allá de la Stratocaster tanto en características como en precio.

La Jazzmaster además, es otro claro ejemplo de la buena fortuna que siempre acompañó a Leo Fender aun errando el tiro. Como su propio nombre indica, la Jazzmaster estaba dirigida inicialmente a músicos de Jazz, colectivo entre el cual no caló pero fue adoptada por numerosos músicos de rock and roll.

Lo mismo le pasó con el Bassman, era un amplificador pensado para el bajo y como ampli de bajo resultó un completo fracaso pero fue adoptado por numerosos guitarristas y se convirtió en una de las joyas del catálogo de Fender.

La Jaguar era una adaptación posterior de la Jazzmaster para atender la demanda de los guitarristas de música surf.

La Fender Jazzmaster

La Jazzmaster fue presentada en la feria NAMM de 1958 y fue diseñada conjuntamente por Leo y Freddie Tavares. Tavares, aparte de trabajar para Fender, era un virtuoso del Lap Steel, esas mesas con cuerdas que se usan tanto en la música Country, asi como un reconocido músico de sesión que participó en numerosas grabaciones y bandas sonoras, la más conocida es la intro de los dibujos animados aunque otros artistas destacados con los que trabajó fueron Elvis Presley, Henri Mancini o “Tennessee” Ernie Ford.

El diseño de la Jazzmaster sigue la política de Fender, estando pensado para poder producirse en cadenas de montaje, lo cual de entrada ya era un handycap de cara a atraer al público objetivo, acostumbrado a acabados con más trabajo manual y detalles lujosos, como ofrecía su principal competidor en la época, Gibson u otros como Gretsch y Guild.

Fender Jazzmaster

Las innovaciones de la Jazzmaster que saltan primero a la vista son el cuerpo estilizado de aliso, llamado “off-waist”, con formas y contornos pensados para que resultasen especialmente cómodos al tocar sentado frente a otras guitarras. Después salta a la vista el diapasón desnudo de palorosa encolado al mástil de arce, el primero de este tipo en la historia de Fender. El mástil seguía las medidas tradicionales de Fender; escala de 25,5″, 21 trastes, 7,25″ de radio y perfil con forma de “C”.

Otras innovaciones eran menos visibles. La más importante es que la Jazzmaster era una guitarra de doble circuito, es decir, que los circuitos de cada pastilla están separados. Esto, además de aislar cada pastilla evitando la suma de ruidos, proporcionaba controles de volumen y tono independientes sin las pegas que aparecen cuando ambas pastillas están en el mismo circuito, pegas que expuse en este artículo cuando modifiqué el cableado de una Tokai.

Las pastillas de la Jazzmaster originalmente eran pastillas para lap steel, tipo “single-coil”, es decir pastillas simples, con la pega que tienen todas ellas a causa del ruido “hum”, aunque a diferencia de la Stratocaster, a estas pastillas se las llama “wide-coils” porque el bobinado es aplanado y a lo largo, no a lo alto como en las pastillas normales. El sonido que proporcionan es más medioso aunque conservando la claridad y la amplitud de frecuencias propias de las single-coils.

Fender Jazzmaster

Frente a la Stratocaster, tanto el puente como el mecanismo de trémolo fueron completamente reformados ya que los de la Strato siempre habían sido problemáticos. El puente de la Jazzmaster era similar al tune-o-matic de Gibson pero a diferencia se movia hacía adelante y hacia atrás cuando se accionaba el trémolo con la intención de que la guitarra se mantuviese en tono. El puente estaba cubierto con una placa metálica que al presionarla se suponía causaba un efecto parecido al del palm-muting, sin embargo resultó ser totalmente impopular y muchos usuarios la desinstalaban.

El nuevo mecanismo del trémolo iba encajado en la parte inferior del cuerpo sin la necesidad de una apertura tan amplia detrás de la caja como es el caso de la Strato ni muelles tan largos.

Paradójicamente, tanto el puente como el trémolo de la Jazzmaster son sus principales fuentes de problemas, principalmente porque esta es una guitarra que funciona bien con cuerdas gruesas, de .012 para arriba y en la actualidad es muy habitual montar unas .010 en las guitarras eléctricas.

El tema del puente moviéndose adelante y hacia atrás nunca ha inspirado demasiada confianza y lo cierto es que una modificación típica es instalar un puente de Fender Mustang, que se considera funciona mejor.

Buzzstop para Fender Jazzmaster y Jaguar

Por otro lado, el puente puede presentar ruidos de vibraciones que pueden solventarse colocando un “Buzzstop” en la parte superior de la caja del trémolo. El Buzzstop no es más que una barra metálica que coge las cuerdas por encima cambiando el ángulo con el que llegan al puente y añadiendo por tanto más tensión. Esto puede solventar las vibraciones molestas aunque también altera el tono de la guitarra.

La Fender Jaguar

La Fender Jaguar es una variación de la Jazzmaster introducida en 1962 para atender la demanda de los grupos de música Surf que surgen en la época. Inicialmente se pretendía que fuese el tope de la gama alta por encima de la propia Jazzmaster.

Fender Jaguar

La principal diferencia es el mástil, de escala más corta con 22 trastes en 24″, siguiendo la moda de entonces. Como comentábamos en el artículo que dedicamos a los mástiles de guitarra, una menor longitud del mástil proporciona un tono más medioso y con menos brillo. El perfil estaba disponible en cuatro grosores distintos.

Las pastillas, según Fender mejores que las de la Jazzmaster, también single-coils y diseñadas especialmente para la Jaguar, eran parecidas a las de la Strato frente al concepto de wide-coil de la Jazzmaster, con mejoras en su blindaje.

El interruptor para seleccionar las pastillas en la parte inferior era más complejo, con tres deslizadores, los dos primeros para abrir y cerrar sendas pastillas. El tercero llamado “strangle” o estrangulador, abría un capacitador que acentuaba los agudos y permitía que el sonido destacase cuando se tocaba en directo junto a otras guitarras.

Fender Jaguar

Otra diferencia está en el guardapúas que tiene dos piezas cromadas en los extremos mientras que el de la Jazzmaster era completamente del plástico.

El fracaso comercial de la Jazzmaster y la Jaguar

A pesar de todas las mejoras descritas, primero la Jazzmaster y luego la Jaguar, fueron dos de los mayores fracasos comerciales en la historia de Fender. Las posibles razones que podríamos argumentar son diversas.

Para empezar, al ser la gama alta de Fender eran las más caras de su catálogo, la Jazzmaster tenía un precio de serie en 1958 de 329$ (unos 1600€ actuales), 50$ más cara que la Strato, disponible por 279$ (unos 1320€ actuales). Poco más se puede hacer con una Jazzmaster o una Jaguar que no se pueda hacer con una Strato preparada, sin olvidar la extremada versatibilidad de esta última.

…eran las dos guitarras más caras del catálogo de Fender…El precio base de la Jaguar en 1962, color sunburst era de 379,50$ (1725€ actuales). Si era encargada en algún color diferente, a elección del comprador, pasaba a costar 398,49$ (1810€ actuales). Una última opción era añadirle cromados dorados, costando 456,88$ (2100€ actuales). En ese rango de precios muchos guitarristas se decantaban por una Gibson SG, cuyo modelo base era de color blanco con cromados dorados por 440$ de 1962 (2000€ actuales).

La Jazzmaster no caló entre los guitarristas de Jazz, en primer lugar porque frente a las guitarras que se han usado tradicionalmente para hacer Jazz, pongamos por ejemplo una D’aquisto de caja, la Jazzmaster no tenía nada que ver, ni en aspecto ni en el sonido que proporcionaba, tal vez cercano pero no es lo mismo. Por otro lado, si las cavidades de la Jazzmaster no se apantallaban, esta guitarra tenía inclinación al feedback y los acoples, cosa poco apropiada en el jazz aunque apreciada en otros futuros géneros.

En mi opinión el sonido de estas dos guitarras, en especial el de la Jaguar, se comen o tapan todo lo demás en una mezcla. Es decir, pon una Jaguar entre otras guitarras e instrumentos que acabas oyendo solo la Jaguar, adquiriendo tal protagonismo, que si no se usa con cierto tiento llega a aburrir. Si en la banda solo hay un guitarrista no hay tanto problema pero si escuchas a grupos como The Raveonettes, al final solo oyes la Jaguar todo el rato.

The Ventures

La versabilidad de estas guitarras siempre ha estado cuestionada. En cierta ocasión leí una broma curiosa que se cuenta sobre la Jazzmaster; “¿Has oído Don’t walk, run de los Ventures? Pues la Jazzmaster sirve solo para tocar ese tema”.

Los Ventures son uno de los grupos más representativos de la escena Surf de los 60 que usaron la Jazzmaster, aunque no tardaron en pasarse e implicarse en el diseño de las Mosrite. Paradójicamente el movimiento Surf solo duro de 1962 hasta 1964, año en el que los grupos de invasión británica barrieron todo lo demás, poniéndose de moda otros sonidos y otros equipos. Esto explicaría el poco calado de la Jaguar.

Para 1970 ambas, Jazzmaster y Jaguar, estaban pasadas de moda, tanto en diseño como en sonido, con el rock alcanzando la madurez y buscando sonidos más distorsionados y con más sustain. La música surf se ha mantenido desde 1964 hasta prácticamente nuestros días en el plano alternativo o de culto salvo por pocas excepciones. Una de estas excepciones fueron los Beach Boys que también usaban una Jaguar al principio de su carrera, comiéndose al resto de instrumentos.

Resurgimiento en la escena indie de los 90

En 1980, tanto la Jazzmaster como la Jaguar fueron retiradas del catálogo de Fender, aunque se cree que se dejaron de fabricar en 1976 o en 1977 y que lo que se vendió durante los 3 últimos años eran excedentes de esta época.

En 1986 Fender Japan lanzó re-ediciones de ambas para el mercado interno japonés, sin mayor pena o gloria.

El gran resurgimiento fue a finales de los 80 entre bandas de la escena indie como Sonic Youth o Nirvana. Se ha especulado mucho con diversas razones intentando buscar una explicación. Un argumento muy común es la situación de la caja de trémolo en la Jazzmaster y la Jaguar, al cual se le ha llamado “tailed bridge”, es decir, que las cuerdas se engarzan desde casi el borde del cuerpo y hasta el puente, hay una zona amplia donde se pueden rasgar consiguiendo efectos curiosos, al igual que cuando se rasgan por detrás de la cejuela.

Otra teoría mucho más plausible es que a finales de los 80, dado su desuso, se podían encontrar Jazzmasters y Jaguars de los años 60 en tiendas de segunda mano por 100$ del año 1990 (unos 110€ actuales). Kurt Cobain tenía por costumbre destrozar la guitarra al final de sus actuaciones, estampándola contra los amplis, así que es comprensible que se surtiese de Jaguars, Mustangs o cualquier otra cosa barata que sonase lo suficiente como para dar un concierto y estamparlo después.

La Fender Jaguar de Kurt Cobain

La guitarra principal de Kurt Cobain era una Jaguar en sunburst. A esta guitarra le hizo una modificación que se puso de moda posteriormente; enrutarla para instalar humbuckers. Fender no tardó en hacerse eco ofreciendo a fecha de este artículo al menos dos modelos de Jaguars con sus propios humbuckers; la HH y la Special HH.

Estas mantienen la circuitería original a diferencia de Cobain, que modificó el circuito completamente añadiendo un potenciómetro más, quedando dos potenciómetros de volumen y un master de tono. Los interruptores superiores estaban desconectados y el selector de pastilla fue reemplazado por uno de Gibson. El puente lo cambio por un tune-o-matic de Gibson.

La de Cobain quedó hecha un siete en aspecto, con esparadrapo tapando los interruptores inhabilitados, supongo que siguiendo la estética grunge. No obstante, esta modificación realizada de forma cuidada es notable, el resultado básicamente es una Jaguar con un circuito cercano al de la Les Paul.

Las versiones japonesas de la Jazzmaster y la Jaguar las tienen en Thomann a bastante buen precio, aquí la Jazzmaster y aquí la Jaguar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *