Las pantallas de un amplificador y los ohmios

]]>

Al cambiar los conos de la pantalla de un amplificador o añadir pantallas adicionales, muchos usuarios se dan de bruces con los ohmios.

Si no estaban muy puestos en estas lides, seguramente antes del encontronazo, andarían barajando diferentes cifras calculadas con el sempiterno vatio, piedra angular de todo lo relacionado comercialmente con el mundo del sonido pero lo cierto, es que en lo referente a altavoces, hay otros dos datos que si son cruciales a la hora de elegir pantallas o conos.

Uno es la “sensibilidad” del cono, de la cual hablábamos en el artículo que dedicábamos a la relación que hay entre los vatios y los amplificadores. Otro serían los ohmios, grandes desconocidos que nos impiden enchufar a nuestro amplificador más pantallas adicionales.

En este artículo no voy a entrar en detalladas explicaciones técnicas porque no soy experto en electrónica y los conceptos que entrarían a colación son bastante complejos.

Básicamente, los ohmios son una unidad de resistencia eléctrica, los altavoces oponen resistencia y los amplificadores llevan una especificación con la mínima resistencia que los altavoces le pueden cargar.

Hablando en llano; si en un amplificador dice “8 ohm”, especificación muy habitual en los amplificadores de guitarras y bajos, se le puede enchufar un altavoz de 8 ohms ó dos altavoces que en conjunto le carguen 8 ohms, o incluso más altavoces siempre y cuando le carguen 8 ohms de resistencia y nunca menos, si no se quema. No 4 ohms ni 2 ohms. Se podrían poner 16 ohm aunque depende de las indicaciones del fabricante.

Como calcular los ohmios de varias pantallas conectadas a la vez

¿Cómo saber cuántas pantallas y de cuantos ohmios cada una se pueden enchufar a un determinado amplificador? Muy simple; mirando las indicaciones en el manual del amplificador y ateniéndose a ellas.

Si tenemos entre manos un manual obtuso y no dice nada al respecto, entonces se pueden hacer cálculos aunque lo más seguro sería ponerse en contacto con el fabricante o distribuidor, ya que entramos en toda una casuística de conexiones y cálculos. Los altavoces pueden conectarse en paralelo, en serie o incluso en formas más complejas como las series en paralelo. Lo más habitual es encontrar conexiones en paralelo y en serie. La carga total en estos dos casos se calcularía tal que así;

Si conectamos varios altavoces en paralelo lo que sucede es que incrementamos la salida y reducimos la resistencia total. El cálculo de resistencia para dos altavoces con igual de ohmios es dividir los ohmios de un altavoz entre dos;

R = R1/2

Dos altavoces de 8 ohm conectados en paralelo oponen una resistencia conjunta de 4 ohm;

8/2 = 4 ohm

Dos altavoces de 16 ohm conectados en paralelo oponen una resistencia conjunta de 8 ohm;

16/2 = 8 ohm

Si vamos añadir dos altavoces con distintas resistencias conectados en paralelo, el cálculo se complica más;

1/R = 1/R1 + 1/R2 + 1/R3 + 1/R4 …

Un altavoz de 8 ohm y otro altavoz de 4 ohm conectados en paralelo oponen una resistencia conjunta de;

1/R = 1/8 + 1/4
1/R = 1/8 + 2/8
1/R = 3/8
R = 2.66 ohm

Un altavoz de 16 ohm y otro altavoz de 8 ohm conectados en paralelo oponen una resistencia conjunta de;

1/R = 1/16 + 1/8
1/R = 1/16 + 2/16
1/R = 3/16
R = 5.33 ohm

Si conectamos dos altavoces en serie, lo que sucede es que reducimos la salida e incrementamos la resistencia total. La resistencia total sería la suma de las resistencias de los altavoces;

R = R1 + R2 + R3…

Dos altavoces de 8 ohm conectados en serie oponen una resistencia conjunta total de 16 ohm;

8 + 8 = 16 ohm

Un altavoz de 16 ohm y otro altavoz de 8 ohm conectados en serie oponen una resistencia total de;

16 + 8 = 24 ohm

Si lo que estamos haciendo es añadir una pantalla adicional a un amplificador en formato combo que ya tenía uno o más altavoces, la forma en la que se conecta esa pantalla nueva depende de cómo sea la salida del ampli para pantallas adicionales, en paralelo o en serie. Este dato debería venir reflejado en el manual del ampli.

Si se conectan altavoces con menos ohmios de los debidos, no solo hay riesgo de quemar el amplificador, sino que;

  • Se desperdicia energía y no se logrará maximizar la cantidad de sonido emitido
  • Se fuerza el amplificador y las pantallas, corriendo el riesgo de dañar ambos
  • Se acelera el daño en ciertos componentes como las válvulas
  • Se pierde calidad en el tono generado y se puede crear distorsión y ruidos no deseados
  • El sonido puede no llegar a distribuirse equitativamente entre las pantallas

Algunos amplificadores, como los antiguos Fender, siempre han tenido fama de aguantar todo lo que les echen encima, es decir, ser de 8 ohm y aguantar perfectamente cargas de 4 ohm sin quemarse. No obstante, eso no significa que al ampli le siente bien y que las válvulas no se resientan.

Los vatios y los ohmios

Los vatios es la unidad de marketing oficial imprescindible para vender cualquier equipo de audio y por supuesto, tenían que estar presentes en las especificaciones de los altavoces, así que podríamos contar la misma película pero en vatios. Desde el punto de vista del marketing, los vatios de un altavoz indican la cantidad de sonido que emiten y cuanto valen. Según los principios del marketing, “un altavoz de 100 vatios emite el doble de sonido que un altavoz de 50 vatios y por ende debería costar el doble”. Esto no es verdad.

La cifra de vatios de un altavoz no es más que la cantidad de energía que es capaz de recibir el cono desde un amplificador a determinado nivel de ohmios. No hay una relación exactamente directa con la cantidad de sonido que puede llegar a emitir porque la presión sonora se mide en decibelios y depende de más factores. Un ejemplo extremo; si una membrana está rota, el cono seguirá siendo capaz de recibir 100 vatios desde el amplificador pero no emitirá más que un leve rumor molesto.

El amplificador envía energía – medida en vatios – a los altavoces para que estos puedan mover sus membranas y producir sonido. Los fabricantes de altavoces expresan esta especificación con una frase del tipo;

“100 vatios a 8 ohm”

Esto significa que ese altavoz es capaz de recibir 100 vatios de un amplificador cuando está funcionando a 8 ohm. Partiendo de esa relación dada, podemos saber si estamos forzando la salida del amplificador mediante este cálculo;

Salida del amplificador = Vatios del ampli x (ohm del ampli/ohm cadena de altavoces)

En el caso anterior, con un ampli de 100w/8ohm y un altavoz de 100w/8ohm
vemos que el ampli mandaría a ese altavoz 100w;

100 x (8/8) = 100 vatios

Ahora bien, ¿qué pasaría si añadimos una pantalla adicional de 100 vatios y 8 ohm conectada en paralelo? Como veíamos antes, dos altavoces de 8 ohm conectados en paralelo oponen una resistencia conjunta de 4 ohm;

100 x (8/4) = 200 vatios

… a un amplificador que está diseñado para enviar 100 vatios lo estaríamos forzando para que envíe 200 vatios. Esto se puede traducir en quemar la fuente de alimentación, o en hacer saltar cualquier componente en la etapa de salida, un transistor o lo que sea que no aguante.

Siguiendo con la película contada en vatios, se pueden conectar altavoces de “menos vatios” que el amplificador, es decir, un altavoz de 50 vatios en un amplificador de 100 vatios, siempre que los ohmios o resistencia coincidan y siempre que tengamos cuidado de no subir el volumen del amplificador demasiado para no enviar más de 50 vatios a la pantalla, o nos arriesgamos a romper algo, seguramente las membranas.

Con el caso contrario, conectar un altavoz de más vatios que el amplificador, por ejemplo una pantalla de 150 vatios en un ampli de 100 vatios, no habría problema… siempre que la resistencia en ohmios coincida con la del amplificador y nos cuidemos de las subidas bruscas de volumen.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *